4 de agosto de 2016

Conoce los problemas de salud más frecuentes en verano

Conoce los problemas de salud más frecuentes en verano
FLICKR/MARIMBAJLAMESA

MADRID, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

Las altas temperaturas durante el verano pueden causar problemas de salud, como las erupciones cutáneas, calambres, síncopes o golpes de calor, que en las ocasiones más graves pueden producir el fallecimiento de las personas que lo padecen, especialmente si incide en ancianos, niños o personas con enfermedades crónicas, según advierten los especialistas del servicio de Medicina Interna del Hospital Vithas Xanit Internacional.

Durante las olas de calor se incrementan la mortalidad y los ingresos hospitalarios como causa de enfermedades cardiovasculares y respiratorias. "La temperatura del cuerpo debe ser de unos 37 grados, el cuerpo tiene mecanismos para regularla pero cuando el clima alcanza temperaturas extremas, el sistema termorregulador es incapaz de eliminar el exceso de calor", ha explicado la especialista del servicio de Medicina Interna del Hospital, Alba Ramírez.

Los golpes de calor afectan principalmente a mayores de 65 años y suelen producirse en las primeras 24 y 48 horas de una ola de calor, de hecho las personas mayores son más vulnerables porque pierden la capacidad de regulación de la temperatura y la sensación de sed necesaria para mantener una correcta hidratación.

Es fundamental prevenir esta patología, ya que es el problema más grave de todos los que se producen como consecuencia del calor, además de que puede llegar a dañar diferentes órganos, ocasionando la muerte en algunas personas. Por ello, hay que tener cuidado si aparecen síntomas como taquicardias, cambios en la tensión arterial, respiración rápida pero débil, piel seca y caliente, confusión y otras alteraciones en el sistema nervioso.

Estos síntomas suelen aparecen cuando la persona ya está grave, por ello es importante actuar rápido llevándola a una zona fresca para que el cuerpo se enfríe y humedecer su piel, "avisando de forma inmediata a un dispositivo médico", ha recomendado la especialista.

OTROS PROBLEMAS RELACIONADOS CON EL CALOR

Además, en verano son frecuentes las erupciones cutáneas con enrojecimiento y picores, que aparecen en cuello y zonas de pliegues, como detrás de las rodillas, los codos o debajo del pecho, a consecuencia de una sudoración excesiva. Para prevenirlo, es recomendable ducharse regularmente, secar adecuadamente la piel y evitar el uso de ropa húmeda y ajustada.

Los calambres de calor se producen cuando el organismo sufre una pérdida excesiva de sales por la sudoración, produciendo espasmos y dolores musculares. Para evitarlo, hay que tomar bebidas isotónicas y descansar en un lugar fresco, estirando el músculo afectado si aparecen las molestias.

Además, los síncopes se desarrollan por una disminución de la llegada de sangre al cerebro, lo que provoca dolores de cabeza, náuseas, mareas, debilidad, visión borrosa y desvanecimiento. Para prevenirlos es aconsejable mantener al afectado en un lugar fresco, tumbado y con las piernas elevadas hasta que se recupere completamente. "Hay que tener cuidado con la deshidratación del organismo, especialmente en niños menores de un año y en ancianos o personas dependientes", ha añadido la experta.

Por último, es importante recordar que todas estas patologías se pueden evitar siguiendo algunas recomendaciones básicas, como evitar realizar ejercicio físico durante las horas de más calor, beber mucha agua, usar ropa y calzado adecuado para el calor, aumentar el consumo de frutas y verduras, evitar comidas copiosas y mantener los alimentos frescos para prevenir intoxicaciones alimentarias. "Es fundamental mantenerse a la sombra en las horas de más radiación solar y realizar baños y duchas con agua fresca frecuentemente", ha concluido la doctora Ramírez.