11 de junio de 2014

El Congreso pide a Sanidad eliminar del mercado ambientadores o velas perfumadas que puedan ser nocivos para la salud

MADRID, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Congreso ha aprobado este miércoles una proposición no de ley por la que insta al Gobierno a eliminar del mercado algunas clases de ambientadores, velas perfumadas, inciensos, aceites y otros productos análogos que pudieran originar emisiones nocivas para la salud de los consumidores.

La iniciativa ha sido presentada por el Grupo Popular, cuya diputada Tristana Moraleja ha defendido que algunos de estos productos desprenden sustancias tóxicas, alergénicas y contaminantes, que lejos de crear bienestar, "empeoran considerablemente la calidad del aire". La iniciativa se ha aprobado con la abstención del Grupo Socialista.

De hecho, hay estudios de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) que algunos emiten "altos niveles de sustancias nocivas" como el benceno o el formaldehído, que son comparables, en términos de toxicidad y riesgos para la salud, al humo del tabaco.

Y a nivel europeo se han realizado estudios en países como Bélgica, Italia y Portugal, con idénticos resultados respecto de los productos analizados, habituales en el ámbito doméstico.

"Aquellos que desprendan niveles muy elevados de sustancias perjudiciales no hay que emplearlos en lugares que carezcan de ventilación, ni en presencia de niños, embarazadas o personas que padezcan alergia o asma", señalan los 'populares'.

Actualmente, en la legislación española existe un vacío legal acerca de este tipo de productos, no quedando regulado de forma concreta los niveles de emisiones y exposición permitidas. Por ello, los 'populares' ven necesaria la fijación de un límite máximo de emisiones, así como un etiquetado que muestre las condiciones de uso e informe de los posibles riesgos que pueden suponer algunos de estos productos para la salud de los usuarios.

De la misma manera que se ha hecho con otras sustancias como el tabaco, con una legislación "concienciada" en crear espacios libres de humo y en donde se asegure la calidad del aire que se respira en lugares públicos.

"De igual forma debemos regular otro tipo de sustancias, que, a pesar de ser 'a priori' más desconocidas en lo que a sus efectos nocivos se refiere, pueden suponer igualmente un perjuicio para la salud de aquellos que se encuentran en contacto con ellas", agrega.

Por todo ello, el PP defiende que hay que analizar este tipo de productos y su relación con el aire que se respira para abordar medidas que preserven la salud de las personas dando como resultado una calidad del aire saludable.

Por ello, la iniciativa presentada insta al Gobierno, en el ámbito de sus competencias y en colaboración con las comunidades autónomas y administraciones locales a estudiar los posibles efectos nocivos de los ambientadores para mejorar y precisar la regulación de este tipo de productos y, con la información obtenida, impulsar la retirada de aquellos productos que produzcan un nivel de emisiones tóxicas que sean perjudiciales para la salud.

La diputada socialista Guadalupe Martín ha criticado que esta iniciativa es "una tomadura de pelo" ya que "instan al Gobierno a hacer lo que tienen que hacer", y se ha preguntado por qué no los han retirado ya del mercado si han descubierto que son dañinos. "¿Por qué no han actuado de oficio?", ha insistido, recordando que "con la salud no se juega".