3 de julio de 2019

Confirmada la existencia de un nuevo subtipo de linfoma pediátrico

Confirmada la existencia de un nuevo subtipo de linfoma pediátrico
Confirman la existencia de un nuevo subtipo de linfoma pediátrico y aportan nuevos datos para mejorar el diagnóstico y tratamientoCIBER

MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un trabajo coordinado por la investigadora del grupo Patología molecular de las neoplasias linfoides del IDIBAPS y del grupo del CIBERONC liderado por Elias Campo, Itziar Salaverria, ha propuesto la reclasificación de un tipo de linfoma de células B, que cta preferentemente a niños y adultos jóvenes, mediante estudios genéticos y morfológicos.

El linfoma de Burkitt es un tipo de linfoma no Hodgkin agresivo de las células B, de baja prevalencia y que afecta, sobre todo, a niños y adultos jóvenes, y que se caracteriza por tener una alteración cromosómica en el gen MYC. En los últimos años, y gracias a las técnicas de secuenciación genómica, el conocimiento sobre los linfomas pediátricos y de adultos jóvenes ha aumentado de forma considerable y se han identificado nuevos subtipos que afectan a esta población.

Uno de estos nuevos subtipos es el linfoma Burkitt-like con alteración de 11q, que tiene una morfología y patrón genómico similar pero que no tiene la alteración a MYC y en cambio tiene una alteración en el cromosoma 11. "Entender la naturaleza de este subtipo de linfoma pediátrico es muy importante a nivel clínico para poder definir la estrategia de tratamiento más apropiada en un futuro cercano", ha explicado Salaverria.

Concretamente, en el trabajo los investigadores han realizado un análisis para determinar las alteraciones genéticas y moleculares que se producen en este tipo de subtipo de linfoma, el cual hasta ahora estaba poco caracterizado.

Para ello, los expertos buscaron en las bases de datos de pacientes casos que potencialmente podrían pertenecer a este subtipo provisional, encontrándose ocho y añadiendo tres nuevos casos de reciente diagnóstico. De esta forma, demostraron que los pacientes clasificados como Burkitt-like con alteración de 11q tenían enfermedad nodal (poco frecuente en el contexto del linfoma de Burkitt) y con un perfil de mutaciones y morfológico diferente.

Ninguno de los casos tenía la alteración del gen MYC, lo que es clave para diferenciar esta enfermedad del linfoma de Burkitt. "Este linfoma de células B con alteraciones en el cromosoma 11 es una enfermedad más similar a otros tipos de linfoma, como el linfoma difuso de células B grande o el linfoma B de alto grado, y se debería reconsiderar su clasificación como linfoma de tipo Burkitt", ha dicho Salaverria.

Y es que, prosigue, los protocolos para el tratamiento de los linfomas pediátricos son muy generales. "Tener la capacidad de identificar estos tumores es muy importante ya que con el tratamiento adecuado el pronóstico es más favorable. Habrá que realizar nuevos estudios clínicos para determinar cuál es la mejor estrategia terapéutica", ha zanjado la investigadora.

Contador

Lo más leído