9 de junio de 2015

El comportamiento humano determina el patrón del virus de la gripe

El comportamiento humano determina el patrón del virus de la gripe
REUTERS

MADRID, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Una nueva investigación revela los patrones de movimiento globales de los cuatro virus de la gripe estacional, proporcionando una descripción detallada de la propagación del virus entre países en la última década y que revela diferencias inesperadas en los patrones de circulación entre los virus.

   Un equipo internacional de investigadores liderado por la Universidad de Cambridge y el Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson, en Estados Unidos, y que incluye los cinco centros de colaboración sobre la gripe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), informa en un artículo en 'Nature' de las sorprendentes diferencias entre los distintos tipos de la virus de la gripe estacional, mostrando que se debe a la velocidad a la que los diferentes virus evolucionan.

   Hay cuatro tipos de virus de influenza que causan la gripe estacional en los seres humanos: dos virus de influenza A (H3N2 y H1N1) y dos virus de influenza B (Yamagata y Victoria). Aunque que los virus H3N2 son los más comunes entre los virus de la gripe estacional, los virus H1N1 y B también pueden causar epidemias en todo el mundo cada año, de ahí que la OMS seleccione cepas representativas de los cuatro virus A y B para su inclusión en la vacuna de la gripe estacional cada año.

   Es importante destacar que los cuatro virus causan síntomas indistinguibles y evolucionan por mecanismos similares para escapar de la inmunidad inducida por infecciones anteriores y vacunas. Esta evolución 'antigénica' es parte de por qué la gente contrae varias veces la gripe en el transcurso de sus vidas.

   En 2008, un equipo internacional dirigido por científicos de la Universidad de Cambridge, explicaron en la revista 'Science' que los virus H3N2 circulan continuamente por el este y el sudeste asiático a lo largo del año, extendiéndose al resto del mundo cada año para causar epidemias de gripe estacional.

Dadas las similitudes fundamentales entre H3N2, H1N1 y la infección por B, se pensaba que también saldrían del este y sureste de Asia para causar epidemias anuales en todo el mundo. Sin embargo, el trabajo publicado este lunes en 'Nature' muestra que, de hecho, los virus H1N1 y B se comportan de manera muy diferente de los virus H3N2.

   El autor principal, Colin Russell, del Departamento de Medicina Veterinaria de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, dice: "Mientras que los virus H3N2 mueren entre las epidemias y los nuevos virus emergen del este y sureste de Asia cada año, los virus H1N1 y B con frecuencia circulan continuamente entre epidemias en todo el mundo. Esta circulación continua da lugar a una enorme diversidad en los virus H1N1 y B en circulación a nivel mundial".

Curiosamente, los investigadores encontraron que a veces emergen nuevas variantes de H1N1 y B de fuera del este y el sureste de Asia y, posteriormente, se asientan en Asia, mientras que en otros casos las variantes H1N1 y B circulan por Asia durante años sin difusión a nivel mundial.

"Es realmente sorprendente encontrar que los virus H3N2 son únicos entre los virus de la influenza de temporada", añade el primer autor del trabajo, Trevor Bedford, desde el Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle, Estados Unidos. Según este experto, las diferencias entre los virus están asociadas con un fenómeno simple: la rapidez con la que los virus evolucionan antigénicamente.

   La investigación halló que la velocidad de movimiento global de cada virus y su capacidad para circular continuamente entre epidemias están conformadas por la rapidez con la que el virus cambia su capa para escapar de la inmunidad en la población humana. Los virus que evolucionan rápidamente, en particular H3N2, se extiende por todo el mundo rápidamente, pero mueren rápidamente entre epidemias, mientras que los que evolucionan más lentamente, como H1N1 y B, se distribuyen en todo el mundo con más lentitud, pero también son mejores en circular continuamente entre epidemias.

   El elemento clave sobre el movimiento global es quién está siendo infectado: los virus que evolucionan más rápido, como H3N2, pueden infectar a adultos, que tienden a viajar con más frecuencia que los niños, proporcionando más oportunidades para que el virus se propague. Por el contrario, los virus que evolucionan más lentamente, como los H1N1 y B, infectan principalmente a los niños.

Los niños se enferman con los cuatro virus de la gripe estacional, pero H3N2 evoluciona más rápido por lo que infecta a los adultos con más frecuencia. Esto conduce a una mayor proporción de adultos con infecciones H3N2 en relación con los virus H1N1 y B, y una propación más rápida del virus H3N2.

"En última instancia, esto significa que podemos estudiar los virus que circulan en Asia para conseguir una buena idea de qué virus H3N2 podría propagarse por todo el mundo, pero para H1N1 y B es tremendamente variable y la variante dominante puede cambiar de una región del mundo a otra", añade Russell.

   El trabajo también arroja luz importante sobre el papel de India en la propagación mundial del virus de la gripe estacional. Los científicos y los funcionarios de salud pública han sabido durante mucho tiempo que China y el sureste asiático fueron importantes para la evolución y la propagación de los virus de la gripe estacional, pero con base en el análisis de una amplia colección de virus de India, ahora está claro que India puede ser tan central como China en relación a la continua evolución de los virus de la gripe estacional.

"El foco de la investigación de la gripe en el pasado ha estado en China y el sudeste asiático, pero parece obvio ahora que la vigilancia y la salud pública en India, hogar de más de una sexta parte de la población mundial, debe ser una gran prioridad para ayudar a proteger India y el mundo contra la gripe estacional", concluye Mandeep Chadha, del Instituto Nacional de Virología, en Pune, India.

Para leer más