10 de abril de 2019

Código genético o código postal, ¿qué influye más en las oportunidades de vida de un niño?

Código genético o código postal, ¿qué influye más en las oportunidades de vida de un niño?
GETTY IMAGES / AKURTZ

MADRID, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

La mayoría de los niños heredan tanto el código postal en el que viven como su código genético de sus padres. Pero si los factores genéticos influyen en el lugar donde las familias pueden vivir y la salud y el éxito educativo de los niños, mejorar los vecindarios puede no ser suficiente. Una investigación de la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia y en la Universidad de California en Irvine, Estados Unidos, proporciona nuevos conocimientos sobre la cuestión altamente debatida de si los vecindarios en los que viven los niños influyen en su salud y sus posibilidades de vida.

Este estudio reúne datos genéticos y geográficos para analizar los vínculos entre el vecindario de los niños y el riesgo genético. Sus hallazgos se publican en la edición digital de 'Nature Human Behavior'. El equipo de investigación dirigido por Dan Belsky, profesor asistente de Epidemiología en la Escuela Columbia Mailman y Candice Odgers, del Departamento de Ciencias Psicológicas en la Universidad de California, Irvine, vinculó los datos genómicos, geográficos, de salud y educativos de miles de niños que viven en Gran Bretaña y Gales.

Los investigadores descubrieron que los niños que crecen en barrios más desfavorecidos también tienen un mayor riesgo genético por los malos resultados educativos y la maternidad temprana. Los autores replicaron sus hallazgos en el 'Add Health Study', con sede en Estados Unidos, donde encontraron que las correlaciones entre genes y vecindarios pueden acumularse a lo largo de las generaciones a medida que las personas jóvenes con mayor riesgo genético de bajo rendimiento educativo y menor edad al nacer nacieron y posteriormente se mudrron a barrios más pobres.

"Pero el riesgo genético por sí solo no fue suficiente para explicar por qué los niños de los barrios más pobres en comparación con los más ricos recibían menos educación y tenían más probabilidades de no estar en educación, empleo o capacitación (NEET, por sus siglas en inglés) a finales de la adolescencia", dice Belsky, quien trabaja también en el Centro de Envejecimiento de Columbia. "Los datos sobre educación podrían explicar solo una fracción (10-15 por ciento) del vínculo entre el riesgo del vecindario y las calificaciones educativas deficientes y el estado NEET, lo que sugiere que existe una gran oportunidad para que los vecindarios influyan en estos resultados", añade.

MÁS RIESGO DE OBESIDAD EN BARRIOS DESFAVORECIDOS

"Sorprendentemente, para la obesidad, uno de los problemas de salud más frecuentes y costosos a los que se enfrenta esta generación, no encontramos un vínculo entre el riesgo de vecindario y genético --observa Odgers--. Los niños que crecieron en barrios más desfavorecidos tenían más probabilidades de volverse obesos a los 18 años, pero no presentaban un mayor riesgo genético de obesidad que sus compañeros que viven en barrios más favorecidos".

De manera similar, para los problemas de salud mental, los niños en los barrios más desfavorecidos experimentaron más síntomas de trastorno mental, pero hubo poca evidencia de que la razón de este vínculo se deba al riesgo genético. Para problemas de salud física y mental, el código postal y el código genético predijeron el futuro de los niños.

Los análisis se basaron en los datos del 'Estudio Longitudinal del Riesgo Medioambiental' (E-Risk), que siguió a 2.232 gemelos nacidos en Inglaterra y Gales en 1994-1995 hasta la edad adulta temprana, y al Estudio Longitudinal Nacional de Salud del Adolescente al Adulto, que siguió a 15.000 alumnos de secundaria estadounidenses hasta la edad adulta.

Para la "puntuación poligénica", los investigadores combinaron información a través del genoma basándose en estudios recientes de asociación del genoma (GWAS, por sus siglas en inglés) de obesidad, esquizofrenia, edad de la madre en el primer nacimiento y nivel educativo. Gracias al uso de Google Street View y datos geoespaciales de alta resolución, los investigadores capturaron características clave de los vecindarios donde vivían los niños. Odgers desarrolló las evaluaciones virtuales utilizadas en el estudio.

"Los avances tanto en la genómica como en el análisis geoespacial nos están posicionando rápidamente para hacer nuevos descubrimientos. Aquí, nos permitieron identificar resultados, como la obesidad y la salud mental, donde es más probable que los vecindarios tengan impactos únicos", explica, agregando que "este es solo un primer paso para abordar la cuestión crítica de si las condiciones cambiantes del vecindario pueden mejorar la vida de los niños en estos dominios".

"En nuestro estudio, las puntuaciones de riesgo poligénico mostraron una relación entre la genética y los vecindarios para el embarazo adolescente y los malos resultados educativos. Este hallazgo sugiere que debemos considerar los vecindarios al interpretar los resultados de los estudios que buscan genes relacionados con estos resultados y también que debemos considerar los genes al examinar los efectos de los barrios", apunta Belsky. Pero advierte que "los puntajes de riesgo poligénico son una herramienta evolutiva y aún imperfecta. Pueden ayudarnos a probar si los genes y los vecindarios están relacionados. Pero no pueden decirnos cómo".

El riesgo genético representó solo una parte de las diferencias entre niños que viven en distintos tipos de barrios. Según Belsky y Odgers, esto proporciona algunas razones para esperar que la "focalización en los vecindarios, especialmente para la salud física y mental, sea suficiente para mejorar los resultados de la vida de los niños".