20 de junio de 2012

SESCAM indemniza con 110.000 euros a la familia de una paciente fallecida por una urgencia no atendida

SESCAM indemniza con 110.000 euros a la familia de una paciente fallecida por una urgencia no atendida
EUROPA PRESS

ALBACETE, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Aseguradora del Servicio Castellano Manchego (SESCAM) y los Servicios Jurídicos de la organización El Defensor del Paciente, han alcanzado un acuerdo judicial por el que una persona viuda de 70 años y sus tres hijos han sido indemnizados con 110.000 euros por una "negligente asistencia sanitaria", por la que falleció su mujer y madre, M.C.R.

Por ello, según ha informado El Defensor del Paciente en un comunicado, ambas partes han solicitado el archivo del procedimiento ordinario abierto en el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de Toledo.

Según la organización, M.C.R., de 67 años de edad, acudió el 30 de junio de 2010 a urgencias del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete a consecuencia de dolor abdominal, náuseas, vómitos, estreñimiento y refiriendo 38,5 grados de fiebre.

El marido de la paciente avisó al facultativo de que fue operada de vesícula en 1982 y que tenía una cicatriz de casi 20 cm desde la parte inferior del esternón hasta el ombligo, según El Defensor, que asegura que "sin las debidas pruebas" a la mujer se le "diagnosticó" de infección de orina y gastroenteritis.

El 2 de julio de 2010 la mujer empeoró, y a las 3.00 horas de esa noche se presentó nuevamente en el hospital y tras ciertas pruebas se determinó cirugía general para valoración y tratamiento de hernia epigástrica incarcerada, informando el cirujano a la familia de que antes de mediodía tenía que estar operada.

El Defensor del Paciente explica que, a pesar de ello, de los reiterados requerimientos del marido y de la gravedad del diagnóstico, la paciente no llegó a quirófano hasta las 23.00 horas, "ya con mal estado general, disnea, insuficiencia respiratoria y renal".

En la laparotomía se encontró el colon gangrenado, por lo que a pesar de ésta y otra cirugía posterior, entró en una evolución tórpida, con infección nosocomial, y sufrió shock séptico por el que falleció el 13 de agosto de 2010.

La familia entendió que la paciente había recibido una asistencia de urgencias del todo punto negligente, ya que lo que padecía era un abdomen agudo, urgencia quirúrgica que podía y debía haber sido diagnosticada y tratada desde el primer momento.