21 de julio de 2015

Claves para realizar ciclismo en hombres con incontinencia urinaria

Claves para realizar ciclismo en hombres con incontinencia urinaria
EUROPA PRESS

MADRID, 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ciclismo es uno de los deportes que, a priori, pueden perjudicar a los hombres que padecen incontinencia urinaria ya que debilita la musculatura pélvica y puede ocasionar alguna pérdida de orina involuntaria y ocasional por el esfuerzo.

Sin embargo, si se siguen las pautas marcadas por los expertos, los pacientes pueden ir en bicicleta y no padecer ninguno de estos riesgos. Por este motivo, TENA Men ha desarrollado una guía con una serie de consejos para disfrutar del ciclismo durante las vacaciones.

Y es que, el ciclismo es beneficioso para el sistema muscular y vascular, contribuye a mejorar el estado general del organismo y la actividad deportiva mejora la autoestima. Ahora bien, es "fundamental" mantener la espalda recta y ligeramente inclinada hacia adelante, en línea con la pelvis, además de un manillar alto y la cabeza erguida.

El sillín es una de los aspectos más importantes que hay que cuidar, el cual se debe adaptar a las características del corredor, ya que de no ser así pueden aparecer síntomas como insensibilidad, adormecimiento de la zona y afectar a la incontinencia urinaria.

EVITAR EL PEDALEO DE PIE E HIDRATARSE DE FORMA ADECUADA

Además, TENA Men ha destacado la importancia de evitar el pedaleo de pie ya que se ejerce una mayor presión sobre el suelo pélvico, que no es beneficiosa. Sin embargo, ha recomendado despegarse periódicamente del asiento para airear la zona perineal y mejorar la circulación sanguínea de esa zona.

Adecuar la intensidad del ejercicio a la capacidad del que lo practica, hidratarse de manera adecuada, mantener una dieta equilibrada acorde con la actividad física y combinar la bicicleta con otros ejercicios para fortalecer el suelo pélvico, son otros de los consejos aportados en la guía.

El 'aquaspinning' ofrece también "numerosos beneficios" porque el trabajo en el agua es mucho "más constante", y la carga se reparte por todas las piernas sin incrementarse en las articulaciones. Permite regular el tono muscular, mejorar la capacidad pulmonar y, además, exige un mayor consumo energético lo que ayudará a bajar de peso.