Claves sobre la psicopatía, un trastorno de personalidad

Claves sobre la psicopatía, un trastorno de personalidad
12 de noviembre de 2018 GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / DON BAYLEY

MADRID, 12 Nov. (EDIZIONES) -

Los psicópatas son seres fríos que no procesan las emociones. Son personas enfermas. Se asemejan a los cazadores, salvo que su presa pertenece a su misma especie: otro ser humano. Están ahí, en todas partes, camuflados en la sociedad en distintas profesiones y clases sociales, por lo que interactuamos con ellos a diario.

Además, como no todos los psicópatas son crueles asesinos en serie, a veces pueden tener formas muy sutiles de hacer daño. "La diferencia esencial entre un psicópata criminal y uno no criminal (o integrado) reside exclusivamente en las conductas que llevan a cabo, puesto que ambos comparten una misma estructura emocional y de personalidad porque la psicopatía es un trastorno de la personalidad, no un trastorno mental", precisa en una entrevista con Infosalus la criminóloga y abogada Paz Velasco de la Fuente, con motivo de la publicación de 'Criminal-mente' (Ariel).

Así, incide en que los psicópatas puros están totalmente cuerdos, son personas que viven en nuestra realidad y tienen un trastorno de la personalidad con rasgos psicopáticos que les llevan a cometer crímenes, en el menor de los casos.

En este contexto, distingue los 'psicópatas integrados' o 'subclínicos', altamente nocivos para la sociedad, para el entorno laboral y para las personas con las que se relacionan, sobre todo las parejas y la familia. "Y sí, estos son los más numerosos, los que se ocultan entre nosotros pasando desapercibidos. De modo que, en realidad, los psicópatas asesinos en serie son una excepción social", advierte la especialista.

Es más, señala que sólo algunos psicópatas tienden a matar. "Todos ellos son egocéntricos, inmunes a las emociones, mentirosos y manipuladores, pero su inteligencia, sus competencias profesionales y académicas, así como su capacidad para controlar sus impulsos y sus actos les permiten construir una fachada perfecta de normalidad, que es la que todos vemos y que les posibilitan obtener lo que quieren", aclara Velasco.

Se trata, por tanto, de un trastorno de personalidad antisocial y con rasgos psicopáticos. "Una de las características que tienen es la falta de empatía, la incapacidad de poderse poner en el lugar de otras personas. Pero para considerar que se tiene un trastorno de la personalidad antisocial hay que ver la esfera personal de las persona y las conductas delictivas", advierte.

En la faceta emocional precisa que se puede ver en esa falta de empatía, y en la incapacidad para establecer relaciones afectivas con terceros. "Serán relaciones falsas como tener amigos o casarse, pero están basadas en la instrumentalidad, para obtener un beneficio como tener familia o esposa, les otorga la careta de normalidad. La tercera característica de los psicópatas es la ausencia absoluta de remordimientos y de culpabilidad", añade.

Estas personas también se caracterizan por el poco autocontrol de determinadas conductas, gran versatilidad criminal, no sólo matan también puede estafar, robar, abusar sexualmente. Además, dice que necesitan una abrumadora necesidad de estimulación y presentan tendencia al aburrimiento y que en muchos casos siguen un estilo de vida parasitario y se juntan a quien pueden aprovecharse.

"Tienen una capacidad de engañar y manipular muy alta, muchos casos hacen muy bien el papel de actores, son mentirosos patológicos. Pero también hay muchos psicópatas que no cometen delitos tipificados en el cogido penal, y que intentan en el ámbito laboral pisar y pasar sobre ti, te van a robar tus méritos, en el caso de la familia la manipulan y casi dominan a su pareja; son individuos que hacen que tu vida sea realmente un infierno a todos los niveles y pasan bastante desapercibidos porque de cara a la galería son personas encantadoras", remarca la criminóloga.

FANTASÍAS EN EDADES TEMPRANAS

Además, llama la atención sobre el hecho de que en la mayor parte de asesinos en serie psciópatas muchas de esta fantasías ya surgen a edades muy temprana, y debido a la situación en la que están viviendo, de familia desestructurada, en un entorno de excesiva disciplina o todo lo contrario, donde están siendo víctimas de abusos psicológicos, sexuales o emocionales, hace que el niño en esas edades tan tempranas se cree un mundo donde está a salvo.

Suele ser a partir de la adolescencia cuando empiezan a mostrar conductas antisociales, como robos, incendios o intentos de propasarse con chicas. "Empiezan tímidamente a cometer conductas contra otras personas, la conocida como 'fase de ensayo', en la que salen a la calle a observar, a mirar, a buscar víctimas, pero tampoco cometen el crimen. No obstante llega un momento en el que pasan a la perpetración del y entonces ya cometen su primer asesinato basado en las fantasías que se han estado acometiendo durante años", añade.

En el caso de las mujeres, Velasco dice que éstas se basan en emociones, se mueven por los celos, cuando una persona se interpone entre su pareja y ella quieren que esa persona desaparezca y cometen el crimen para que sólo esté la mujer y esa otra persona, y eliminan ese estorbo porque esa persona se interpone entre ambas.

"Clínicamente hablando los psicópatas tienen un trastorno de la personalidad, pero si fuera una enfermedad mental no terminarían en un centro penitenciario sino en un centro psiquiátrico. Son responsables de sus actos, saben que lo que hacen está mal hecho", sostiene la criminóloga.