La clave de los jugadores para el Mundial de Fútbol: aceptar y asumir que el error forma parte del deporte

La clave de los jugadores para el Mundial de Fútbol: aceptar y asumir que el error forma parte del deporte
1 de julio de 2018 DOCTORALIA

MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

Raquel Rodríguez Torrado, psicóloga especialista en control de estrés, deporte y 'coaching', ha señalado, con motivo de la celebración del Mundial de Fútbol, que "aceptar y asumir que el error forma parte del juego" es la clave para estar preparado mental y emocionalmente de cara a competiciones tan exigentes como esta

"Todo el equipo tiene que estar preparado y concentrado en qué hacer cuando ese error suceda, porque va a pasar, antes o después", ha explicado la especialista de Doctoralia, que detalla que en eventos como el Mundial de Fútbol "la presión social y mediática es extraordinaria", por lo que los jugadores deben enfocar su atención en "los factores que pueden controlar y evitar los que no dependen de ellos".

Entre esas condiciones, apunta a la expectación y relevancia social de su actuación o las redes sociales, en las que "continuamente se está siendo juzgado". "Últimamente con la emergencia de las redes sociales están proliferando las críticas feroces o los conocidos como 'memes' cuando un jugador comete un error", advierte la experta, que recomienda a los jugadores valorar el coste/beneficio de 'aparcar' las redes sociales durante la competición o, incluso, en el período de concentración que abarca una semanas antes del evento.

"Se deben valorar las ventajas y los perjuicios. Está claro que dejar las redes sociales puede hacer que se pierda la atención de los patrocinadores o relevancia, pero las ventajas superan estos puntos en contra. La clave es aislarse un poco y centrarse en las experiencias de éxito que le han llevado hasta donde está; qué pueden hacer para conseguir sus objetivos", detalla la psicóloga.

Precisamente sobre objetivos apunta que es una de las cosas más difíciles de conjugar en un deporte de equipo. "Alinear los objetivos individuales, como patrocinadores o el futuro deportivo tras la competición, y enfocarlos a uno común es lo más difícil de lograr, ya que es un grupo heterogéneo, que está compuesto por personas jóvenes y otras veteranas, con una experiencia acumulada", apunta Raquel Rodríguez Torrado, que añade que "cada uno tiene que tener claro cuál es su papel".

En esta tarea precisamente trabajan los psicólogos deportivos a través del cuerpo técnico de los equipos, que les ayudan a valorar a ver al deportista "también como un padre o un hijo". "Les aconsejamos cómo facilitar su rendimiento, así como a ver cómo funciona la psicología del rendimiento y el deporte. Somos esos ojos que van más allá de lo inmediato, de lo estrictamente deportivo", expone la psicóloga sobre su trabajo, que cada día está más incluido en el propio círculo de confianza de los equipos.

"Solemos estar a la sombra, como Batman. Somos importantes porque tenemos conocimientos dde cómo funciona el cerebro. Apoyamos, evaluamos y analizamos la información relevante. Con el mismo nivel físico, táctico o técnico, está demostrado que con un mejor manejo emocional se produce un salto cualitativo en el deportista", reivindica la especialista.

"LA CLAVE ES QUÉ HACER COMO EQUIPO CUANDO ALGUIEN COMETE UN ERROR"

Abordando cómo debe afrontar un equipo el error de un jugador en concreto, insta a "estar comprometidos para paliar sus posibles efectos". "Sabemos que alguno de los compañeros puede cometer un error. Hay que aceptar la situación. El problema es cuánto se tarda en reaccionar, cómo afrontarlo. A veces los jugadores piensan: ¿qué hago, me pongo a llorar, le echo la culpa a mi compañero o asumo un poco de liderazgo?", comenta.

Para la psicóloga, uno de los problemas son los propios mensajes que los jugadores suelen mandar antes de la competición, como "vamos a ganar" o "no vamos a fallar". Esto, cuando se produce finalmente el fallo, supone un "choque con la realidad". "Deben descargarse de presión e intentar mejorar aquello que pueden controlar. Un fallo en estas competiciones suele ser irrecuperable, por lo que hay que mirar adelante", insiste Raquel Rodríguez Torrado.

También es pertienente controlar "hacia dónde enfocar la situación", en un contexto de "presión social y mediática tan extraordinaria". "Hay que manejar ese componente emocional", afirma.

Otro de los aspectos que ve problemático es cómo abordar la situación de ser suplente. "Es una situación muy compleja pero el deportista tiene que estar preparado por si su equipo le necesita. Para ello hay que ser maduro, y llevar el 'banquillazo' sin que les haga daño, porque se suele perder autoestima y confianza", asegura la experta, quien considera que este aspecto es "muy importante para la cohesión social del grupo", ya que desde el banquillo "también se puede contaminar".