14 de junio de 2012

El Centro de Biología Molecular Severo Ochoa relaciona dos mecanismos neuronales asociados al daño cerebral agudo

El Centro de Biología Molecular Severo Ochoa relaciona dos mecanismos neuronales asociados al daño cerebral agudo
UAM

MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa han relacionado dos mecanismos neuronales asociados al daño cerebral agudo. En concreto, éstos son la pérdida de colesterol en la membrana neuronal y la híperestimulación sináptica.

Las lesiones en el cerebro producidas por estos accidentes neuronales son el infarto cerebral y el traumatismo craneoencefálico, y la relación entre ambos se ha conseguido a través del empleo experimental de modelos de ratón y cultivos primarios de neuronas hipocampales, "así como de diversas técnicas de biología molecular y microscopía", explican desde la Universidad Autónoma de Madrid (UAM).

Este avance conseguido por científicos españoles "podría ser útil en el tratamiento de traumatismos craneoencefálicos, infarto cerebral, epilepsia y Alzheimer", indican los expertos. Debido a esta gran relevancia del proyecto liderado por el profesor del CSIC Carlos Dotti, éste ha sido publicado en la revista 'The EMBO Journal'.

Particularizando en él, los resultados del estudio evidencian que "la proteína CYP46 participa activamente en el metabolismo del colesterol en las neuronas, siendo la principal responsable de la disminución del colesterol asociada a un aumento del calcio intracelular y a la estimulación de la sinapsis", observan los expertos.

De esta forma, este proceso "conlleva a una modificación en la composición lipídica de la membrana, alterando así funcionalmente y estructuralmente la neurona", expone Dotti. Además, el especialista considera que trabajos futuros "aclararán si este fenómeno tiene consecuencias positivas para la célula afectada o si por el contrario contribuye a que la célula sometida a hiperestimulación muera".

Por último, el investigador jefe del estudio realizado por el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa señala que más adelante los científicos podrán preguntase acerca del desarrollo de terapias "para potenciar este mecanismo en caso de que sea beneficioso, o para inhibirlo en el caso contrario".