17 de enero de 2012

Cataluña.- Barcelona alerta de un brote de linfogranuloma venéreo por transmisión sexual

Cataluña.- Barcelona alerta de un brote de linfogranuloma venéreo por transmisión sexual
WIKIMEDIA COMMONS

BARCELONA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) ha activado una alerta en los centros sanitarios por el brote de linfogranuloma venéro registrado en la capital catalana, donde en 2011 se dieron 72 casos, lo que supone la mayor incidencia de esta enfermedad en los últimos treinta años, han confirmado a Europa Press fuentes de la ASPB.

Desde 2007 hasta finales del año anterior se han sucedido un total de 146 casos con esta patología, que prácticamente no había incidido entre la población desde la década de los 1980, ha avanzado 'El País'.

El colectivo más afectado por este brote es el de los homosexuales, la mayoría de ellos --el 94%-- ya portadores del VIH, y registrándose un aumento notable de casos durante los meses de verano a consecuencia de una relajación en el uso del preservativo.

De los 72 casos de 2011 --todos homosexuales--, un total de 31 (44%) sucedieron entre los meses de julio y septiembre.

Después de dos décadas sin notificaciones de esta enfermedad, en 2004 se registró un nuevo caso, tratándose de un hombre homosexual, pareja sexual de un caso diagnosticado en Ámsterdam.

Esta circunstancia ha alertado a la Conselleria de Salud de la Generalitat sobre el auge de prácticas sexuales sin preservativo entre grupos de riesgo y personas que ya saben que son portadoras del VIH.

Solo a cuatro de los afectados el año pasado se les diagnosticó el linfogranuloma a la vez que el VIH, detalla el informe elaborado conjuntamente por la ASPB y expertos en enfermedades de transmisión sexual de los hospitales del Mar, Vall d'Hebron y Clínic, que detectaron el brote el pasado septiembre.

SÍNTOMAS DE LA ENFERMEDAD

El linfogranuloma venéreo es una infección emergente de transmisión sexual en Europa y América del Norte, cuyos síntomas se presentan de 3 a 12 días después del contagio en que aparece una ampolla indolora, que se convierte en una úlcera.

La dolencia se caracteriza por ulceraciones indoloras genitales que pueden confundirse con sífilis, mientras que éstas van progresando para destruir tejidos internos y externos, con pérdida de pus y sangre.