15 de junio de 2009

Casi 70.000 latinoamericanos sufren la enfermedad de Chagas en España

Casi 70.000 latinoamericanos sufren la enfermedad de Chagas en España
HOSPITAL CLINIC

BARCELONA, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

Unos 68.000 latinoamericanos sufren la enfermedad de Chagas en España y unos 20.000 ya estarían sufriendo los problemas digestivos o cardíacos que provoca la dolencia, según un estudio del Hospital Clínic de Barcelona, que revela que el 3,4 por ciento de las latinamericanas que dan a luz en Barcelona están infectadas, siendo la tasa de transmisión a los recién nacidos del 7,3 por ciento.

En rueda de prensa, el jefe de Sección del Servicio de Medicina Tropical y Salud Internacional del Clínic, Joaquim Gascón, explicó que la tasa registrada en Barcelona es "muy alta", "mucho más que la de la rubeola, el Sida y la hepatitis", y es extrapolable al resto de España y otros países receptores de inmigración latina de zonas endémicas de la enfermedad, que son las zonas rurales y pobres desde México hasta Argentina y Chile.

En España, se calcula que viven dos millones de inmigrantes latinoamericanos procedentes de zonas endémicas, llegados la gran mayoría en una ola migratoria desde 2003 --momento desde el cual se han diagnosticado 1.500 casos--. Anteriormente, se había descrito un caso en Catalunya de una paciente viajera y se calcula que dos en el resto de España. Teniendo en cuenta que 700.000 mujeres latinoamericanas están en edad fértil en España, en los próximos años podrían transmitir la dolencia a 1.750 bebés.

Desde el Centro de Investigación de Salud Internacional de Barcelona (Cresib), referente mundial en salud internacional e impulsor del trabajo, Gascón advirtió del aumento de la tasa de recién nacidos con Chagas, enfermedad sobre la que no hay vacuna y que calificó de "olvidada" por la ONU; entre la población inmigrante, según demuestra el estudio, elaborado sobre una muestra de 1.350 embarazadas latinas. Actualmente, hay 23 niños infectados en seguimiento, de los que seis no han estado nunca en su país.

La enfermedad de Chagas es originaria de América Latina, pero se ha "globalizado", y se contrae a través de los excrementos de la chinche picuda, que tras picar defeca y al rascarse uno hace que el parásito se transmita a las células. Posteriormente, esta dolencia puede transmitirse por vía vertical, de madre a hijo, o por transfusión y trasplante, aunque estas vías se descartan en España desde 2005 por normativas que obligan a corroborar su inexistenca en sangre.

CURACIÓN 100% EN NIÑOS

Gascón remarcó la existencia de "pocos estudios" epidemiológicos sobre la enfermedad, que tiene difícil curación en adultos, pero eficacia de "cerca del 100%" en los niños. Por este motivo, remarcó la necesidad de detectar a las mujeres portadoras del parásito 'trypanosoma cruzi', para así poder detectar de forma precoz a los niños infectados y administrarles cuanto antes el tratamiento adecuado, que es cuando resulta más eficaz.

La enfermedad, descrita hace 100 años por el médico Carlos Chagas en Brasil, se caracteriza por una fase aguda, en la mitad de casos asintomática --en ésta el tratamiento es más eficaz--; una fase llamada indeterminada, en la que los afectados no tienen síntomas y puede durar de 10 a 25 años, y una fase crónica que afecta a entre el 30 y el 40 por ciento de los infectados, en los que se manifiestan las complicaciones cardíacas y digestivas de la enfermedad.

Según Gascón, tras instaurar el cribado de la enfermedad de Chagas en los bancos de sangre y tejidos, el principal reto del sistema sanitario español es instaurar el cribado en las mujeres embarazadas para controlar, diagnosticar y tratar de forma precoz y eficaz a los niños infectados.

En este sentido, remarcó un acuerdo con la Conselleria de Salud de la Generalitat para instaurar un cribaje que ayude a la detección precoz, aunque no pudo definir cuándo será una realidad. Gascón descartó que en España existan otras vías para el contagio fuera de la vertical.

Por tanto, las personas con Chagas pueden mantener relaciones sexuales, jugar, trabajar y relacionarse con normalidad sin riesgo. También descartó que los inmigrantes puedan contraer la enfermedad al visitar su país, puesto que actualmente ya hay programas que han contenido la dolencia, y los actuales se contagiaron previamente.