29 de marzo de 2006

El cardiólogo Valentín Fuster considera que las contradicciones de la vida moderna atentan contra la salud

MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

El reconocido cardiólogo español Valetín Fuster, director del Instituto Cardiovascular del Hospital Monte Sinaí de Nueva York (Estados Unidos) destacó hoy que "la gran paradoja" del nuevo siglo es "un mundo que avanza a velocidad increible pero en el que nosotros no nos movemos. Lo primero se traduce en trastornos de ansiedad, y lo segundo, en problemas de obesidad" y planteó la necesidad de hacer hincapié en la prevención de todos los factores de riesgo que atentan contra una visa sana y que producen enfermedades cardiovasculares.

Fuster realizó estas declaraciones en el Colegio de Médicos de Madrid durante el acto de presentación de su nuevo libro 'La Ciencia de la Salud. Mis consejos para una vida sana' escrito en colaboración con el periodista Josep Corbella, en el que ofrece, en base a sus treinta años de experiencia e investigación médica en cuatro países, recomendaciones para llevar una vida sana, algo que, según propuso, debe comenzar en la infancia.

El presidente de la Federación Mundial del Corazón resaltó además, como otra contradicción de la vida moderna, que pese a que existen muy buenos tratamientos para abordar este tipo de enfermedades y que gracias a ellos se ha incrementado notablemente la expectativa de vida, las muertes por enfermedades cardiovasculares siguen siendo la principal causa de muerte en España y en el mundo.

"La expectativa de vida está aumentando de tal manera que la vida media para quienes están naciendo ahora será de 100 años". Sin embargo, y sin pretender ser apocalíptico, Fuster planteó una cuestión fundamental: si el sistema de salud va a poder soportar estos cambios. "Estamos prolongando la vida a los 100 años pero quién va a poder prolongar económicamente el sistema?"

Sobre este punto, el cardiólogo, premio Príncipe de Asturias en 1996, opinó que la posibilidad de sostener al sistema de salud pasa por la solidaridad de los agentes que lo integran: "Creo que tenemos la obligación de servir a la sociedad y que no podremos sostener el servicio de salud si no ponemos a trabajar a todos los que estén sanos".

Justamente este tema fue abordado en el último capítulo de su libro que, según comentó, consta de 24 capítulos que pueden ser leídos de forma independiente y que abordan temas diversos pero a la vez directamente relaciones como la dieta ideal, el colesterol, la importancia de la actividad física e inclusive sobre cómo el estado de ánimo influye en la evolución de algunas enfermedades, todo matizado con ejemplos de casos reales.