18 de marzo de 2015

La capacidad de contagio de los recién infectados por VIH podría ser menor

MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Los cálculos previos pueden haber sobrestimado la importancia de la transmisión del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) de personas recientemente infectadas ("infectividad en fase aguda") en el impulso de las epidemias de VIH, según un artículo publicado por Steve Bellan, de la Universidad de Texas en Austin, Estados Unidos, y sus colegas que se publica esta semana en 'Plos Medicine'.

   Las estimaciones más bajas de la infectividad en la fase aguda sugieren que las personas recientemente infectadas, que no han tenido la oportunidad de iniciar el tratamiento antirretroviral, aunque son todavía más infecciosas en promedio que los de la fase crónica, no son tan propensas a infectar a otros como lo fue se pensaba anteriormente.

   Por lo tanto, la transmisión desde los individuos en la fase aguda de la infección por VIH podría representar una amenaza menor para la eficacia del tratamiento como los programas de prevención, mientras que las iniciativas dirigidas a la identificación temprana de la infección por el VIH podrían tener un menor impacto a nivel de población de lo que se pensaba.

   Los autores utilizaron dos enfoques para estimar la infectividad en la fase aguda. El primer enfoque utiliza trayectorias de carga viral y la conocida relación entre la carga viral y la infectividad para estimar que el riesgo adicional de transmisión durante la fase aguda fue equivalente a 5,6 meses adicionales de infectividad en la fase crónica (5,6 meses de exceso de peligro o EHMacute, derivado de la expresión en inglés).

   El segundo enfoque emplea un modelo matemático para simular la infección y la transmisión del VIH entre parejas en el principal estudio previo que midió directamente la infectividad en la fase aguda, un estudio de cohorte en Rakai, Uganda. Esta simulación estimó EHMacute en 8,4.

   Ambos enfoques produjeron estimaciones de EHMacute muy por debajo de las dos estimaciones anteriores más citadas de la infectividad en fase aguda (EHMacute 31 y 141). Bellan y sus colegas determinaron que los cálculos más altos en los estudios anteriores fueron principalmente el resultado de no contabilizar la heterogeneidad en el riesgo entre las parejas de estudio y el sesgo por la exclusión de las parejas serodiscordantes que se perdieron durante el seguimiento.

   Los autores advierten que, incluso en sus estimaciones actualizadas, el pequeño número de parejas del estudio conlleva amplios intervalos de confianza. Los expertos afirman: "Nuestros hallazgos sugieren cautelosamente que los beneficios a nivel de población [de ART, terapia antirretroviral] podrían ser mayores de lo previsto por las estimaciones anteriores".

Para leer más