11 de agosto de 2009

Canarias.-El HUNSC estudia una media anual de 900 casos de trastornos respiratorios relacionados con el sueño

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 11 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Unidad Respiratoria del Sueño del Servicio de Neumología del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria (HUNSC), adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, atendió durante 2008 un total de 939 casos de pacientes con trastornos respiratorios relacionados con el sueño.

Este departamento, con más 15 años de experiencia, estudia los casos que han sido derivados a esta unidad desde diferentes especialidades por sospecha de Síndrome de Apnea Hipopnea del Sueño (SAHS), informa la Consejería de Sanidad en un comunicado de prensa.

Los trastornos respiratorios del sueño con mayor prevalencia en la población general son el insomnio y la excesiva somnolencia diurna, destacando el Síndrome de Apnea Hipopnea del Sueño, conocida como SAHS, como la patología de mayor relevancia entre la población. Este síndrome está estrechamente relacionado con la obesidad, un factor a tener en cuenta en Canarias ya que es una de las comunidades autónomas con un mayor número de obesos.

APNEA HIPOPNEA DEL SUEÑO

El Síndrome de Apnea Hipopnea del Sueño (SAHS) es predominante en la población masculina, afectando entre un 4-6 por ciento de los varones en edades medias de la vida, mientras que en las mujeres este porcentaje es menor, situándose entre el 2-4 por ciento.

El SAHS se caracteriza por la aparición de episodios recurrentes de limitación al paso de aire durante el sueño como consecuencia de un alteración anatómica-funcional de la vía aérea superior, provocando un descenso de oxígeno y microdespertares que dan lugar a un sueño no reparador, somnolencia diurna excesiva, trastornos neuropsiquiátricos y cardiovasculares tales como arritmias, hipertensión arterial, cardiopatía isquémica o accidentes cerebrovasculares.

Según explica la doctora Alicia Pérez, neumóloga responsable de la Unidad Respiratoria del Sueño del Servicio de Neumología del Hospital de La Candelaria, "los síntomas nocturnos son los ronquidos, apneas perceptibles por la pareja de la persona enferma, sudoración, reflujo gastrosofágicos, entre otros. Y durante el día, sueño excesivo en horario laboral, cansancio crónico, dolor de cabeza, irritabilidad, situaciones de depresión y disminución del apetito sexual", de ahí que los pacientes que llegan a la Unidad Respiratoria del Sueño provengan de diferentes especialidades médicas y también, desde Atención Primaria.

El SHAS no solo se asocia a una merma de la calidad de vida, sino también a enfermedades cardiovasculares y a la posibilidad de sufrir accidentes laborales y de tráfico. De hecho, un estudio de ámbito nacional publicado en un congreso científico en Burgos, indicaba que un 30 por ciento de los accidentes de tráfico en España está relacionado con la somnolencia diurna (aunque no todos a la apnea del sueño).

Si bien la obesidad es el principal factor de riesgo para padecer SAHS, existen otros elementos determinantes para padecerlo como la hipertrofia amigdalar (fundamentalmente en niños) o alteraciones craneofaciales. Además también influyen la cuestión de género, el consumo de tabaco y alcohol, así como dormir boca arriba.

ESTUDIO Y TRATAMIENTO

Los pacientes derivados a la Unidad Respiratoria del Sueño del Servicio de Neumología del Hospital Universitario de La Candelaria son tratados por un equipo de especialistas especializados en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del sueño en el Hospital de Ofra. Previa valoración inicial, los pacientes son sometidos a un estudio diagnóstico mediante Polisomnografía convencional o bien a través de una Poligrafía Respiratoria.

La polisomnografía es una técnica de estudio para diagnosticar aquellas alteraciones que se producen durante las horas de sueño. Para ello se colocan una serie de electrodos superficiales en el cuerpo del paciente que registran durante el periodo en que permanezca dormido, la actividad cerebral y muscular, el ritmo cardiaco, la respiración, los movimientos del cuerpo, ronquidos y la cantidad de oxígeno en sangre. Los resultados se monitorizan, se almacenan y posteriormente son estudiados por los especialistas.

POLIGRAFÍAS RESPIRATORIAS

En el caso de las poligrafías respiratorias, se trata de pruebas diagnósticas más simplificadas que sólo analizan las variables cardiorrespiratorias. La realización de poligrafías ha permitido disminuir las listas de espera para estudio, diagnosticando de forma precoz a pacientes con profesiones de riesgo como conductores, o aquellos con gran morbilidad cardiovascular, iniciando así el tratamiento lo antes posible.

Así, en el primer semestre de 2009 el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria ha realizado un total de 333 pruebas, entre polisomnografías y poligrafías respiratorias.

Se dispone de tratamientos eficaces para este síndrome, siendo la presión positiva en la vía aérea (CPAP) a través de la nariz durante las horas de sueño, el más efectivo. Se caracterizan por ser dispositivos en forma de mascarilla que cubre boca y nariz que permite una mejor respiración mientras se duerme.

Por otra parte, algunos enfermos seleccionados pueden beneficiarse de cirugía o también, de férulas de avance mandibular, pero sin duda, otras medidas importantes en el tratamiento son la pérdida de peso, evitar el consumo de alcohol y tabaco, no tomar medicación sedante salvo prescripción facultativa, dormir de lado y evitar la congestión nasal.