16 de enero de 2012

Canarias.- El archipiélago tiene casi 2.500 enfermos renales con tratamiento sustitutivo renal

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

Canarias tiene casi 2.500 enfermos renales con tratamiento sustitutivo renal (TSR), de los que apenas un 4,8 por ciento (116) está en tratamiento en Diálisis Peritoneal (DP) domiciliaria, según el último 'Informe de Diálisis y Trasplante' de la Sociedad Española de Nefrología (SEN).

Según el estudio, a nivel nacional aumenta ligeramente el número de pacientes tratados. Así, la prevalencia de pacientes en TSR actualmente está en 1.033 casos por millón de habitantes. La comunidad autónoma con más pacientes en TSR por millón de habitantes es Cataluña, con 1.195, y la que menos es Melilla, con sólo 739 pacientes.

A pesar de que el propio informe señala que la supervivencia de los pacientes es mayor en los que están en tratamiento con Diálisis Peritoneal (DP) domiciliaria y que la hemodiálisis es un 44% más costosa, los datos demuestran que el porcentaje en tratamiento con DP asciende desde el 4,8% del 2009 al 5,07% de finales de 2010, pero continúa siendo la modalidad de tratamiento menos utilizada.

En este sentido, el porcentaje de mortalidad en pacientes en tratamiento con hemodiálisis asciende a un 17,3% (por encima del 14,8% del año anterior), cifra superior al porcentaje de mortalidad en el caso de la DP que es sólo de un 8,9%. Es decir, la diálisis peritoneal continúa siendo la modalidad de tratamiento menos utilizada, con grandes diferencias entre las Comunidades Autónomas.

Según la SEN, la diálisis peritoneal es una modalidad de tratamiento sustitutivo renal domiciliaria utilizada en pacientes con insuficiencia renal crónica. La eliminación de sustancias tóxicas se realiza a través de la membrana peritoneal y se puede llevar a cabo de forma manual o automatizada, durante la noche, mientras se duerme.

El paciente solo acude al hospital para la revisión cada uno o dos meses. Esto facilita al enfermo continuar con su vida laboral y personal activa y le proporciona mayor libertad e intimidad en sus tratamientos.

Además, es una técnica que ofrece beneficios para el Sistema Nacional de Salud ya que su uso supondría un ahorro de 500 millones de euros en 15 años. El coste anual medio por paciente de los enfermos en tratamiento es de 46.659 euros en hemodiálisis y 32.432 euros en DP domiciliaria. La hemodiálisis es un 44% más costosa que la DP.