18 de julio de 2019

El calor extremo afecta un 14 por ciento más a las personas con una enfermedad mental

El calor extremo afecta un 14 por ciento más a las personas con una enfermedad mental
El calor extremo puede agravar problemas de salud mental como el estrés, la ansiedad o la depresión EUROPA PRESS - ARCHIVO

MADRID, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

El verano es una estación estimulante y alegre, en la que hay más luz y la temperatura favorece un estado de ánimo positivo, ya que nos permite realizar más actividades gratificantes y compartir más tiempo al aire libre con nuestros seres queridos. Sin embargo, las temperaturas extremas propias de las olas de calor pueden afectar de manera negativa a nuestro organismo, así como a nuestro estado psicológico y emocional.

"Estudios realizados en distintas áreas de Asia, Europa, EEUU y Canadá demuestran la influencia de las altas temperaturas en la salud mental de los ciudadanos. La mayoría de los estudios, no obstante, destacan que para que se dé esa influencia las altas temperaturas deben mantenerse en el tiempo, entre 3 y 5 días como sucede en una ola de calor, ya que cuando es puntual el organismo se adapta a los cambios sin problema", ha afirmado Ana Carolina Martínez, psicóloga y coordinadora del Centro de Rehabilitación Psicosocial de Arturo Soria, perteneciente a la Línea de Rehabilitación Psicosocial (LRHP) de Hermanas Hospitalarias.

Los estudios de las investigaciones han mostrado que durante las horas de calor hay "un aumento de personas atendidas en dispositivos de urgencias por cuadros que tienen que ver con la salud mental, sobre todo en personas con antecedentes psiquiátricos, así como el aumento de tentativas de suicidio en personas con más riesgo", ha sostenido la experta.

En ese sentido, según Martínez, estudios recientes realizados en varios países y durante un arco temporal de una década han demostrado "que las temperaturas extremas afectan un 14% más a personas con un diagnóstico previo de salud mental". En cuanto a los trastornos que se ven más afectados por las altas temperaturas estarían los relacionados con "la ansiedad y el estrés, así como los vinculados a estados de ánimo como la depresión, entre otros".

El calor elevado y sostenido en el tiempo propio de una ola de calor afecta a nivel emocional al disminuir las emociones positivas e incrementar las negativas "como la irritabilidad, la ansiedad, el estrés y el desánimo". Además, según la coordinadora de la Línea de Rehabilitación de Hermanas Hospitalarias, el calor disminuye también la motivación por realizar actividades que a priori nos son gratificantes, genera apatía y reduce la calidad del sueño, lo cual afecta también a nuestro estado anímico y nuestra salud mental. "Todo ello acaba afectando, además, a nuestro rendimiento físico y cognitivo por lo que nuestra productividad disminuye con las altas temperaturas siendo menos eficaces y mostrando déficits para mantener la atención y concentración", ha añadido.

Para evitarlo, los expertos recomiendan realizar actividades al aire libre a primera o a última hora del día, evitar la exposición solar y la práctica de deportes al aire libre en las horas centrales del día, mantenerse hidratado constantemente, llevar ropa ligera, evitar comidas copiosas y tomar alimentos frescos y ligeros.

Se recomienda trabajar en la gestión de las emociones y mantener una actitud positiva a pesar del calor. En última instancia, y en caso de observar que la situación se agravara, Martínez recomienda consultar con el médico o un profesional de salud mental.