20 de enero de 2015

Cada año se producen 16 millones de muertes por enfermedades que podrían prevenirse, según la OMS

MADRID, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta de que cada año se registran a nivel mundial unas 16 millones de muertes prematuras por enfermedades que podrían prevenirse, y ha realizado un llamamiento urgente a todos los países para conseguir reducir la carga de estas patologías.

   El último informe de Enfermedades no Transmisibles de 2014 de este organismo de Naciones Unidas revela un aumento de fallecimientos prevenibles por cardiopatías, accidentes cerebrovasculares, enfermedades respiratorias, cáncer o diabetes.

   En concreto, según estima la OMS, cada año éstas y otras enfermedades no transmisibles causan cerca de 38 millones de fallecimientos pero hasta el 42 por ciento, unos 16 millones, son prematuras y evitables, frente a las 14,6 millones de muertes calculadas en el año 2000.

   La situación preocupa a este organismo, como ha reconocido su directora general Margaret Chan, que sin embargo cree que "la comunidad mundial tiene la oportunidad de cambiar el curso de esta epidemia".

   "Con una inversión de entre uno y tres dólares por persona y año, los países pueden reducir extraordinariamente las tasas de morbilidad y mortalidad por enfermedades no transmisibles, por lo que en 2015 cada país debe fijarse unos objetivos nacionales y aplicar medidas coste-eficaces. Si no lo hacen, tarde o temprano se seguirán perdiendo millones de vidas", ha defendido.

   El informe ofrece también una nueva perspectiva de estas patologías cuando casi han pasado cinco años desde el inicio de los esfuerzos mundiales por reducir en un 25 por ciento las muertes prematuras para 2025.

   El objetivo, según detalló la OMS, era reducir "significativamente" estas cifras mediante políticas gubernamentales orientadas a restringir el consumo de tabaco y alcohol, fomentar una alimentación saludable, combatir el sedentarismo e impulsar una atención sanitaria universal. Sólo con mejorar la Atención Primaria, Brasil ha logrado reducir un 1,8 por ciento la tasa de mortalidad de este tipo de patologías.

LA MAYORÍA EN PAÍSES EN DESARROLLO

   Sin embargo, la OMS pide nuevas medidas para frenar estas enfermedades, especialmente en países de bajos ingresos, en los que el número de fallecimientos por enfermedades no transmisibles comienza a superar al de enfermedades infecciosas.

   De hecho, casi tres cuartas partes de los 28 millones de muertes que registra la OMS y hasta el 82 por ciento de los 16 millones de muertes prematuras se están produciendo en países en desarrollo.

   Ante estos datos, el subdirector general para Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental de la OMS, Oleg Chestnov, ha insistido en que sería "inaceptable" no conseguir los objetivos fijados para 2025 ya que actualmente "disponen de los conocimientos y recursos necesarios para alcanzarlos".

   "Si perdemos esta oportunidad, habremos fracasado en la lucha contra uno de los principales problemas para el desarrollo en el siglo XXI", ha defendido este experto.

MEDIDAS COSTE-EFICACES, PERO TODAVÍA NO GENERALIZADAS

   Frente a esto, la OMS ha identificado una serie de iniciativas consideradas "óptimas" o "coste-eficaces" que hay que priorizar, en especial en estos países con menos recursos. Entre ellas está la prohibición de la publicidad del tabaco, la sustitución de grasas trans por polisaturadas, la limitación o prohibición de la publicidad del alcohol, la prevención de los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares, la promoción de la lactancia materna y la prevención del cáncer cervicouterino mediante la realización de pruebas de detección.

   Aunque algunos países han avanzado mucho en este tipo de iniciativas, la OMS ha reconocido que la mayoría están "aún rezagados" y puede comprometer la consecución de los objetivos.

   De hecho, hasta diciembre de 2013 sólo 70 países tenía operativo un plan nacional sobre enfermedades no transmisibles; 56 países tenían un plan para reducir la falta de actividad física; 60 países tenían planes nacionales para promover una dieta sana; 69 países tenían un plan para reducir la carga de morbilidad derivada del consumo de tabaco; y 66 países tenían un plan para reducir el consumo nocivo de alcohol.

   La OMS organizó una reunión de alto nivel el año pasado para analizar las iniciativas puestas en marcha al respecto y se comprometieron a establecer metas nacionales a lo largo de 2015. En 2018 la Asamblea General de las Naciones Unidas convocará una tercera reunión de alto nivel para examinar los progresos nacionales de cara a los objetivos de 2025.