8 de abril de 2015

El buen tiempo provoca la proliferación de plagas en los hogares

El buen tiempo provoca la proliferación de plagas en los hogares
STAVROS MARKOPOULOS / CREAF

MADRID, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

Con la llegada de la primavera y la subida de las temperaturas, la proliferación de insectos aumenta considerablemente en los hogares, aunque la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (ANECPLA)ha advertido que la presencia aislada de estos animales no debe ser considerada como una plaga, pero sí alerta sobre su enorme capacidad de reproducción.

Las cucarachas, las hormigas, las avispas, las chinches, los roedores o los insectos xilófagos como la carcoma o las termitas, son algunos ejemplos de este tipo de plagas, que aunque algunas de ellas no son un riesgo para la salud, otras sí pueden transmitir enfermedades como salmonelosis, diarreas, fiebres o leptospirosis.

Algunas de estas especies prefieren los lugares oscuros, calientes y poco higiénicos para vivir, y cuando se quedan sin nutrientes logran penetrar fácilmente a las viviendas. Una vez dentro suelen transitar por las cocinas, donde encuentran agua y alimento fácilmente, escondiéndose detrás de los muebles y electrodomésticos. El baño, principalmente debajo del lavabo y detrás del inodoro, también es un lugar óptimo para residir.

Las vías de acceso son múltiples y entre ellas se pueden señalar los sumideros, grietas en las paredes y zócalos, puertas y ventanas que no cierran adecuadamente, pasos de conducciones mal sellados o sin sellar, desagües obturados, zonas húmedas en paredes exteriores que inciden en el interior.

Por ello, es imprescindible impedir su acceso mediante el sellado de estas grietas, fundamentalmente las que se encuentran alrededor de los lavabos, fregaderos y zócalos, supervisar las instalaciones de gas y de agua, mantener una limpieza frecuente en todas las partes de la vivienda, fundamentalmente en la cocina y en el baño.

Este tipo de plagas necesitan alimento, agua y un lugar donde cobijarse para subsistir, por lo que, para prevenir su aparición, es imprescindible no proporcionarle ninguna de estas tres cosas. Para ello, la limpieza y las medidas de higiene son absolutamente prioritarias: no dejar alimentos o agua sin tapar a su alcance, limpiar los restos de comida de las mesas y encimeras, las bolsas y los cubos de basura deben estar bien cerrados para evitar olores atrayentes.

Además, para impedir que estos insectos o roedores aniden y se instalen definitivamente en los hogares, también se debe corregir aquellos defectos estructurales que permitan la entrada de estas plagas.

CUANDO LA PREVENCIÓN NO ES SUFICIENTE

En la proliferación de los insectos también influyen otros factores que son difíciles de modificar por uno mismo como son la ubicación de la vivienda o el clima. En estos casos, lo más recomendable es recurrir a un profesional que ataje de raíz los problemas.

Para ello, ANECPLA recomienda a todos los usuarios que precisen de este tipo de servicios tengan en cuenta que los profesionales que contraten cumplan con los siguientes requisitos: debe estar inscrita en el Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Plaguicidas/ Biocidas; sólo pueden aplicar productos registrados y autorizados por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; el personal encargado de realizar los tratamientos debe estar en posesión de la acreditación de formación correspondiente que le avale como especialista para desempeñar su labor, y el responsable del tratamiento tiene que informar de las medidas de seguridad que se deben tomar antes, durante y después de cada actuación y, especialmente, de los plazos de seguridad que deben ser de obligado cumplimiento.