24 de febrero de 2009

Los beneficios de la Ley Antitabaco no reducirán la EPOC hasta dentro de 30 años

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

La incidencia en España de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), patología ligada al consumo de tabaco, no notará los efectos beneficiosos de la Ley de medidas sanitarias frente al tabaquismo --que entró en vigor en 2006-- hasta dentro de los próximos 20 años, dado que se trata de una patología con evoluciona despacio y tarda hacer su aparición, según explicó el miembro del Servicio de Neumología del Hospital Ramón y Cajal, Salvador Díaz Lobato, con motivo del seminario 'La EPOC debe dejar de ser una patología desconocida' que se ha celebrado hoy en Madrid.

Los pacientes con EPOC suelen llevar 20 años fumando en el momento del diagnóstico por lo que, "aunque mañana dejará de fumar todo el mundo, el hecho de que la enfermedad tenga una lenta evolución lenta hace que hasta 20 ó 30 años después no empezaría a descender su incidencia, por todos los pacientes que hasta el día de hoy han estado fumando y acumulando las sustancias tóxicas en el pulmón", aseguró Díaz Lobato.

En España hay actualmente casi 1,5 millones de afectados por esta patología, de los que en quienes la padecen en estadios iniciales hay más posibilidades de que, al dejar de fumar, se consiga remitir, afirmó este experto en declaraciones a Europa Press. Sin embargo, cuando la EPOC está más avanzada "se cronifica y se hace irreversible para toda la vida".

Es más, según las previsiones, la prevalencia de esta enfermedad va a aumentar en los próximos años dado que la reciente incorporación de la mujer al hábito tabáquico y el adelanto en la edad de inicio va a comenzarse a notar ahora en lo que a incidencia de EPOC se refiere. De hecho, el perfil del paciente con EPOC ha cambiado afectando por igual a ambos sexos, y a partir de los 40 años afecta a un 10 por ciento de la población.

Para el año 2020 se prevé que la EPOC pase a ser la tercera enfermedad que más muertes al año provoca en España, cuando hace 10 años ocupaba el sexto lugar de este ranking. De hecho, la incidencia de la enfermedad se podría hasta duplicar debido al envejecimiento de la población, las mejoras en el tratamientos y cuidados provoca que los pacientes sobrevivan más y puedan llegar a una edad más avanzada".

El problema de esta enfermedad, como con muchas otras, advierte Díaz Lobato, es la falta de diagnóstico que existe, de ahí que del total de estos 1,5 millones sólo el 80 por ciento estén debidamente tratados.