30 de junio de 2016

Los bebés con un microbioma pobre tienen "más riesgo" de desarrollar asma

Los bebés con un microbioma pobre tienen "más riesgo" de desarrollar asma
EUROPA PRESS

BARCELONA, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los bebés que padecen alteraciones en cuatro tipos concretos de bacterias intestinales durante los primeros 100 días de vida tienen "más riesgo" de desarrollar asma, ha advertido en rueda de prensa este jueves el profesor de Pediatría de la Universidad de Columbia Británica Stuart Turvey, que ha citado un estudio reciente.

Los resultados que se han obtenido del trabajo podrían contribuir al diseño de nuevas pruebas de detección precoz del riesgo de padecer asma, así como también servirían para identificar nuevos tratamientos probióticos para prevenir esta enfermedad, que afecta a más 300 millones de personas en todo el mundo.

"Los antibióticos son un factor de riesgo para los niños en su relación con el asma", ha advertido Turvey, que ha alertado sobre los riesgos de tratar con antibióticos infecciones víricas y no bacterianas.

El colíder del B·Debate y director del Instituto de Investigación de la Sida IrsiCaixa, Bonaventura Clotet, ha explicado que los microorganismos que colonizan el cuerpo humano ayudan a preservar la salud y que la "configuración de esta microbiota es crucial, porque cualquier cambio en ella puede comportar problemas de salud en la edad infantil y adulta".

Así, pueden afectar en la respuesta a los tratamientos contra el VIH y el cáncer, también pueden "provocar patologías crónicas no transmisibles", como por ejemplo obesidad o diabetes, ha expuesto Clotet.

MICROBIOTA EN EL EMBARAZO

Se ha demostrado que la primera fuente de adquisición de la microbiota es la placenta, porque el bebé convive en el vientre de la madre con una comunidad de bacterias, similares a las de la boca, que dan forma a la salud e influyen en el curso del embarazo, ha argumentado la profesora de obstetricia y ginecología de la Escuela de Medicina de Baylor en Houston (EUA) Kjersti Aagaard.

Además, se está investigando si variaciones en la composición de este conjunto de microorganismos podrían ser la causa de los nacimientos prematuros, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) afecta a uno de cada 100 nacimientos.

"PREVENIR PROBLEMAS DE SALUD"

Los primeros años de vida pueden ser una oportunidad para introducir cambios en la microbiota y "prevenir ciertos problemas de salud que estén asociados a un ecosistema bacteriano poco rico y muy diverso", ha expuesto Aagaard.

Los probióticos son otra línea de investigación con la que se está trabajando y en la que se utilizan microorganismos vivos para mejorar la salud de las personas mediante la modificación de la microbiota utilizando productos, medicamentos y suplementos dietéticos.

La relación del microbioma con la dieta, las alergias, el cáncer, la infección por el VIH o las nuevas vías que se investigan para modificar la microbiota mediante los trasplantes fecales o probióticos son algunos de los temas que se tratan en el encuentro internacional sobre microbioma que se celebra entre este jueves y viernes en Barcelona organizado por Biocat y Obra Social La Caixa.

Para leer más