22 de marzo de 2011

Barcelona estudia prohibir la circulación de los vehículos de más de 10 años para reducir la contaminación

Barcelona estudia prohibir la circulación de los vehículos de más de 10 años para reducir la contaminación
EP

BARCELONA, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Barcelona estudia prohibir la circulación de los vehículos con más de 10 años de antigüedad para reducir la contaminación del aire que afecta a la salud y que está causada por los dióxidos de nitrógeno (NOx) y las partículas PM10, ha afirmado este martes en un encuentro con periodistas la quinta teniente de alcalde y responsable de Medio Ambiente, Imma Mayol.

Se trata de una de las medidas que se incluyen en el Plan de Energía, Cambio Climático y Calidad del Aire 2011-20, que incluye 108 proyectos, y que pretende ahorrar un 9% del consumo energético, un 16% las emisiones de los gases que ayudan al cambio climático, un 25% en emisiones de NOx y un 41% de las de PM10, objetivos que toman como base los datos del 2008.

Sin embargo, el consistorio aplicará medidas más inmediatas para reducir la contaminación del aire dañina para la salud, empezando por sensibilizar con radares ambientales que informen a los conductores de las emisiones de NOx y PM10 de sus vehículos, para lo que se fotografiará la matrícula con el fin de que después reciban en casa los datos sobre cuánto emiten.

Después de que el plan se trate como medida de gobierno en el pleno de este viernes --el último del mandato--, Mayol prevé dirigirse este lunes mismo a los ministerios de Industria y de Medio Ambiente para pedirles que en la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) se controlen estos contaminantes y evitar que circulen los que emitan más.

RECHAZA PEAJES DE ENTRADA

Tras años de apoyo a los coches diésel para reducir los gases del efecto invernadero (CO2) pero que aumentan los que afectan a la salud, Mayol ha reclamado "corresponsabilidad" al Gobierno --que este tanto pide a los municipios para reducir la contaminación--, y ha rechazado instalar un peaje de entrada a Barcelona al estilo Londres, pues "no es equitativo" y no controla emisiones.

El consistorio estima que incidiendo en el 3% de los coches que circulan reduciría un 11,9% las emisiones de NOx, que son los contaminantes más problemáticos, para lo que el proyecto de la ITV vendría acompañado de un plan para renovar los vehículos más antiguos, y que el consistorio ha denominado E-renove.

El Ayuntamiento calcula que la media de edad de los coches de la ciudad se sitúa en los cinco años, mientras que alcanzan los 10 las flotas cautivas --taxis, autocares escolares y furgonetas--, otro de los objetivos del consistorio, con medidas como evitar que los taxis den vueltas sin pasaje y plantearse más adelante la regulación del acceso de las furgonetas en función de sus emisiones.

Según Mayol, acabar la Línea 9/10 del Metro es básico para reducir emisiones y, entre otros, también quiere que los barcos se alimenten con electricidad mientras están en el Puerto atracados porque están siempre con los motores en marcha; y, en energía, una prueba piloto con mini centrales eólicas en tejados de edificios y subvencionar la reforma de viviendas energéticamente eficientes.

Mayol dejará este plan como su última herencia al frente de la Concejalía de Medio Ambiente ya que no se presenta a las elecciones municipales del 22 de mayo, y estima que puede costar 688 millones de euros --el Ayuntamiento podría asumir 217 millones, unos 22 anuales--, lo que supondrá una subida del 0,97% del PIB del Barcelonès y crear 900 empleos anuales en la comarca.

Por primera vez se ha juntado en un mismo plan la lucha contra el cambio climático, el ahorro energético y la mejora de la calidad del aire, y el tripartito y el nuevo Govern --que a principios de verano presentará su nuevo plan energético y de calidad del aire-- han considerado la propuesta barcelonesa "idónea" para usarla como base para la región metropolitana, ha concluido la edil.