Las bacterias transmitidas en el útero, relacionadas con nacimiento prematuro

Las bacterias transmitidas en el útero, relacionadas con nacimiento prematuro
14 de septiembre de 2018 PIXABAY / PEXELS - ARCHIVO

MADRID, 14 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los bebés nacidos muy prematuramente son más propensos a albergar la bacteria 'Ureaplasma', según una nueva investigación que se presenta el domingo en el Congreso Internacional de la Sociedad Respiratoria Europea, que se celebra en París, Francia.

Las bacterias 'Ureaplasma' a menudo están presentes en el canal de parto, pero son inusualmente pequeñas y difíciles de detectar. Las bacterias pueden pasarse a los bebés durante el embarazo o el nacimiento, y pueden causar una infección respiratoria en los recién nacidos.

La nueva investigación muestra que los bebés muy prematuros que tienen bacterias 'Ureaplasma' en los pulmones al nacer presentan más probabilidades de desarrollar problemas respiratorios durante su primer año de vida y menos probabilidades de sobrevivir.

También revela que un antibiótico ampliamente disponible que es efectivo contra 'Ureaplasma' en el laboratorio se puede administrar de manera segura a bebés prematuros y, por lo tanto, podría tener un papel en el tratamiento de bebés prematuros en el futuro.

La encargada de presentar el estudio, la profesora de Pediatría en la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, Baltimore, Estados Unidos, Rose Marie Viscardi, explica: "La investigación ya ha sugerido un vínculo entre la infección por 'Ureaplasma', el nacimiento prematuro y una enfermedad pulmonar grave llamada displasia broncopulmonar. Los bebés nacidos prematuramente con esta afección pueden tener problemas respiratorios a largo plazo como asma y pueden requerir oxígeno en el hogar, medicamentos para la respiración, más visitas al médico y es más probable que sean ingresados en el hospital".

"He estado estudiando la asociación entre la infección respiratoria 'Ureaplasma' y la displasia broncopulmonar durante más de 20 años. Una pregunta clave es si esta bacteria está causando problemas de salud en los recién nacidos y, de ser así, si la eliminación de la bacteria mejora los resultados para estos bebés muy pequeños", añade.

La profesora Viscardi estudió a un grupo de 121 bebés nacidos entre los 24 y 28 meses de gestación (alrededor de seis meses). La mitad de los bebés fueron tratados con un ciclo de tres días de azitromicina (20 mg por kg del peso del bebé por día), mientras que la otra mitad recibió un placebo. Todos fueron evaluados para determinar la presencia de bacterias 'Ureaplasma' en sus narices y tráqueas antes y después del tratamiento, y seguidos durante su primer año de vida.

BACTERIAS EN LA TRÁQUEA AL NACER

Los investigadores encontraron que el 36 por ciento de todos los bebés en el estudio daban positivo para 'Ureaplasma', pero esto aumentó al 45 por ciento entre los bebés más prematuros nacidos entre las 24 y 26 semanas de gestación. En comparación con los bebés sin la infección o aquellos que solo detectaron la bacteria en la nariz, estos bebés muy prematuros que tenían 'Ureaplasma' en la tráquea al nacer presentaban menos probabilidades de sobrevivir (71 por ciento en comparación con el 90 por ciento y el cien por cien), y registraban más probabilidades de desarrollar displasia broncopulmonar y otros problemas respiratorios durante su primer año de vida (67 por ciento en comparación con 50 y 21 por ciento).

El estudio sugiere que el curso de tres días de tratamiento con azitromicina era seguro para estos bebés prematuros y eficaz para erradicar la bacteria 'Ureaplasma'. Los autores advierten que es un estudio pequeño, pero dicen que los resultados también muestran que la probabilidad de muerte o enfermedad respiratoria severa un año después del nacimiento era menor en bebés tratados con azitromicina en comparación con bebés con 'Ureaplasma' y tratados con placebo (33 por ciento frente a 86 por ciento).

Viscardi agrega: "Creemos que la bacteria 'Ureaplasma' puede interactuar con las defensas inmunitarias de una madre y su bebé y provocar una infección crónica con inflamación persistente. Esto puede provocar un parto prematuro o una ruptura prematura de las membranas y desarrollo inmaduro del pulmón, lo que contribuye al desarrollo de la displasia broncopulmonar".

Y continúa: "Este estudio muestra que la infección respiratoria por 'Ureaplasma' es muy común en bebés extremadamente prematuros y los médicos deberían considerar la posibilidad de realizar pruebas para detectar la infección en los recién nacidos que corren riesgo. También sugiere que el ciclo de tres días de azitromicina es seguro y efectivo. todavía no hay suficiente evidencia para recomendar el tratamiento de rutina de la infección respiratoria 'Ureaplasma' y estamos planeando un ensayo clínico más grande para abordar esta cuestión".