15 de febrero de 2021

Avances en el conocimiento del mieloma múltiple

Avances en el conocimiento del mieloma múltiple
Lesión Litica del modelo de Mieloma Múltiple/ CSIC - CSIC - ARCHIVO

MADRID, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Uppsala, en Suecia, muestran en un nuevo estudio que la inhibición de la proteína EZH2 puede reducir el crecimiento de células cancerosas en el mieloma múltiple, según publican en la revista 'Cell Death & Disease'.

La reducción se debe a cambios en el metabolismo de las células cancerosas. Estos cambios pueden usarse como marcadores para discriminar si un paciente respondería al tratamiento por inhibición de EZH2.

El mieloma múltiple es un tipo de cáncer de la sangre en el que las células inmunitarias crecen de forma descontrolada en la médula ósea. Es muy difícil de tratar y todavía se considera incurable, por lo que es urgente identificar nuevas dianas terapéuticas en las células cancerosas.

El grupo de investigación del nuevo estudio ha demostrado anteriormente que las células de mieloma múltiple cultivadas tenían un crecimiento reducido e incluso se destruían si se trataban con una sustancia que inhibía la proteína EZH2. Ahora encontraron que la inhibición de EZH2 también redujo el crecimiento del cáncer en un modelo de ratón con mieloma múltiple.

"Tratamos ratones con un tipo de cáncer que corresponde al mieloma múltiple humano con una sustancia que inhibe EZH2 y descubrimos varios signos de que los ratones tratados tenían un crecimiento del cáncer más lento que los ratones no tratados --explica Helena Jernberg Wiklund, profesora del Departamento de Inmunología, Genética y Patología y directora del estudio--. Esto proporcionó más evidencia del potencial de EZH2 como un objetivo de la intervención clínica".

Los resultados del modelo de ratón animaron a los investigadores a investigar más a fondo qué es lo que hace que las células sean sensibles a la inhibición de EZH2. Las células de mieloma múltiple humano son más heterogéneas que las células modelo de ratón y encontraron que algunos tipos de células de mieloma múltiple cultivadas en humanos eran sensibles mientras que otras eran resistentes.

Para estudiar más este fenómeno, los investigadores emplearon un análisis global de metabolitos celulares en combinación con el análisis de la actividad genética. Se encontró que la sensibilidad estaba asociada con alteraciones en vías metabólicas específicas en las células.

"En las células que eran sensibles a la inhibición de EZH2, las vías del ciclo de la metionina se alteraron, un efecto que no detectamos en las células no sensibles. Esta alteración fue causada por una regulación a la baja de los genes asociados al ciclo de la metionina", señala Jernberg.

Las alteraciones en la abundancia de metabolitos en las rutas del ciclo de la metionina podrían usarse como marcadores para discriminar si un paciente está respondiendo a la inhibición de EZH2, lo cual es de gran importancia para el uso clínico potencial de este tratamiento.

"Nuestros hallazgos proporcionan una mayor comprensión de los mecanismos detrás de la sensibilidad de las células de mieloma múltiple a la inhibición de EZH2 --prosigue--. También ponen de manifiesto que el análisis global de los metabolitos y la actividad de los genes son herramientas poderosas y que, cuando se utilizan conjuntamente, proporcionan una mejor comprensión de lo que ocurre en las células cancerosas cuando se exponen a nuevos tratamientos".

La investigadora resalta que estos resultados "son relevantes tanto para los investigadores preclínicos como para los clínicos, como un paso hacia la búsqueda de nuevas formas de tratar a los pacientes con mieloma múltiple".

Contador