23 de octubre de 2009

El aumento de los presos inmigrantes reduce a la mitad los casos de hepatitis C en las cárceles españolas, según experta

MADRID, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

El aumento del número de extranjeros en las cárceles españolas, cuyo consumo de drogas por vía intravenosa es menor que entre la población nacional, ha reducido a la mitad --del 50% al 25%-- el número de reos con hepatitis C en España en los últimos 10 años, según destacó hoy la doctora Inmaculada Faraco, miembro del servicio médico del Centro Penitenciario de Sevilla, en el marco de las XIII Jornadas de la Sociedad Española de Sanidad Penitenciaria.

"El aumento de la población reclusa extranjera, cuyo consumo endovenoso de drogas es menor que entre la población española, además de representar al 30 por ciento de la población penitenciaria frente al 9 por ciento de hace unos años", ha reducido el número de casos de hepatitis C en las prisiones españolas, indicó la experta, apuntando como otro factor el descenso general de esta forma de consumir droga.

No obstante, la población penitenciaria sigue siendo uno de los grupos con mayor prevalencia de hepatitis, alcanzando cifras de entre el 22 y el 27 por ciento de infectados. Se trata, en su mayoría, de hombres españoles de unos 35 años y que han adquirido la enfermedad a edades muy tempranas, por compartir jeringuillas de droga.

Según la doctora Faraco, a pesar del descenso del consumo por esta vía, "el 10 por ciento de nuestra población sigue siendo usuaria intravenosa de drogas". "Además, el 30 por ciento de los infectados de hepatitis C se encuentran infectados por el VIH", apuntó.

Para el doctor Andrés Marco, del Programa VHC y VIH de Servicios Sanitarios del Centro Penitenciario de Hombres de Barcelona, la optimización del tratamiento de la hepatitis C ha adquirido "gran relevancia en los últimos años" y se centra en la selección de la mejor forma de ofrecer tratamiento a cada paciente "en función de sus características, de la infección y de las respuestas terapéuticas".