13 de febrero de 2014

Aumentan las teleconsultas por el "miedo" o "vergüenza" a visitar al médico por problemas de salud sexual

Aumentan las teleconsultas por el "miedo" o "vergüenza" a visitar al médico por problemas de salud sexual
EUROPA PRESS

(Esta noticia sustituye a la anterior sobre el mismo tema)

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Las teleconsultas, a través del teléfono o vía telemática, para resolver problemas relacionados con la salud sexual han aumentado por el "miedo" o "vergüenza" que tienen algunos hombres, especialmente los jóvenes, a plantear este tipo de cuestiones en una consulta, según un informe del Instituto de Medicina Sexual (IMS) publicado con motivo del Día Europeo de la Salud Sexual, que se celebra este viernes.

El director del IMS, el doctor Mariano Rosselló Barbará, ha asegurado que la práctica de la teleconsulta está "aumentando de manera considerable, lo que atribuimos a la facilidad con que se puede conectar con el médico a través de un teléfono, una tableta o un portátil sin que el entorno lo sepa".

La disfunción eréctil es el principal motivo de consulta, que constituye el 26 por ciento en el caso del teléfono, seguida del chequeo-uroandrológico, mientras en el caso de las visitas presenciales se eleva al 40%, seguida de la eyaculación precoz y la curvatura de pene.

Por lo que se refiere a las consultas 'on line', la cuestión más abordada es la eyaculación precoz (un tercio), seguida de las enfermedades de transmisión sexual, la disfunción eréctil y el tamaño del pene. Según explica el doctor Rosselló, "los jóvenes son los que más utilizan las consultas 'on line' y eso determina el tipo de demandas de información".

En cualquier caso, este experto advierte de que, si se busca información relativa a estas patologías en Internet, "se acuda a páginas acreditadas en medicina y salud sexual".

ESPERAN 41 MESES PARA CONSULTAR

Según ha alertado el doctor Rosselló, el tiempo medio que se tarda en acudir a consulta desde que se empiezan a notar los síntomas es de 21 meses por curvatura de pene y de 41 por disfunción eréctil, precisamente por el miedo o la vergüenza que siente el paciente a la hora de tener que consultarlo con un médico.

Así recomienda, para aplicar una solución apropiada desde el primer momento, compartirlo con la pareja, ya que "siempre será la mejor confidente y, en ocasiones, participará en el tratamiento". Lo siguiente es acudir a un especialista, ya sea de forma presencial o por teleconsulta si se prefiere.

Roselló ha determinado también que otro de los problemas por los que es complicado acceder a las consultas para comenzar un tratamiento es por el desconocimiento del hombre de la patología que sufre. En este sentido, ha detallado la importancia de que "ante la mínima anomalía o indicio, el paciente se ponga en manos de expertos que puedan indicarle cual será el procedimiento a seguir".

Además, el doctor ha explicado que muchas veces los hombres no saben por qué tienen problemas relacionados con la salid sexual y que esto puede deberse a otras dolencias. "Las patologías de salud sexual pueden deberse a otras relacionadas con la salud cardiovascular por ejemplo, o a problemas psicológicos o por la toma de determinados medicamentos", ha asegurado.