1 de junio de 2015

Aumentan los casos de enfermedad de Crohn en menores de 16 años

MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La enfermedad de Crohn es una patología inflamatoria intestinal que afecta principalmente a personas de 16 a 45 años pero, según alerta la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD), en los últimos años se está produciendo un aumento de casos en menores de 16 años.

  ENFERMEDAD DE CROHN

   Aunque sus causas son todavía poco conocidas, cada vez se están perfilando mejor los factores que intervienen en su desarrollo. Así los expertos atribuyen la aparición en personas cada vez más jóvenes a la incorporación al consumo de tabaco cada vez a edades más tempranas, ha explicado Joaquín Hinojosa, experto de la SEPD, ya que se trata del factor de riesgo más importante "y el más fácil de evitar".

  "La prevalencia en fumadores es muy elevada y además la enfermedad es más agresiva si el paciente es fumador", ha destacado este experto, con motivo del XXII Curso de Postgrado SEPD-AGA de Avances en Gastroenterología y Hepatología, que tendrá lugar en el LXXIV Congreso Anual de la SEPD, que se celebra la próxima semana en Sevilla.

   Asimismo, también hay factores ligados a la dieta y las condiciones de vida que intervienen en su desarrollo, como demuestra que sea más prevalente en países desarrollados y que en los últimos años hayan aumentado los casos en los países mediterráneos.

   En España se diagnostican entre 5 y 10 nuevos casos cada año por cada 100.000 habitantes, con un total de 110.000 personas diagnosticadas, y al igual que en otros países mediterráneos, se ha visto como la incorporación de como alimentos ricos en grasas saturadas en la dieta ha causado un desequilibrio de la flora intestinal que podría estar asociado a un aumento de casos.

   Y como enfermedad relacionada con el sistema inmunológico, hay estudios que también apuntan a que la vacunación imprescindible para muchas enfermedades infecciosas produce, sin embargo, que el sistema inmune adquirido no esté entrenado y, cuando se produce un proceso inflamatorio como en la Enfermedad del Crohn, no dé una respuesta adecuada.

A MÁS HIGIENE, MÁS ENFERMEDAD DE CROHN

   Lo mismo sucedería con el aumento de las medidas higiénicas y el saneamiento de aguas residuales. A mayor higiene, si bien se reducen las infecciones, aumentan los casos de enfermedad de Crohn.

   El proceso inflamatorio con el que cursa este trastorno puede afectar a cualquier punto del tubo digestivo, desde la boca hasta el ano, aunque en un 50 por ciento de los casos la zona afectada es la intersección entre el intestino delgado y el colon, seguido en importancia por la inflamación del colon.

   No obstante, ha explicado Hinojosa, al tratarse de una enfermedad sistémica que se manifiesta con una respuesta del sistema inmune, puede afectar también a los ojos, las articulaciones o producir lesiones cutáneas. Así, una tercera parte de los pacientes sufren afectaciones en la zona perianal, como abscesos y fístulas complejas, y en un 5 por ciento de los casos la enfermedad debuta con estos síntomas.

"INCAPACITANTE" PARA LOS PACIENTES

   Además, aunque actualmente se logran controlar muchos de los síntomas, todavía resulta "muy incapacitante" para quienes la padecen por su sintomatología, ya que la más común es la diarrea aguda, que puede durar hasta 7 días, o crónica, que no responden al tratamiento y reaparecen cada 2-3 semanas.

   También se producen manifestaciones no intestinales como anemia y, sobre todo, ferropenia. La consecuencia de todo ello es una importante pérdida de peso y también fatiga, lo que hace que "afecte mucho a su calidad de vida".

   Una vez diagnosticada la enfermedad, el tratamiento tiene dos objetivos. Por un lado, minimizar la repercusión de la enfermedad en la calidad de vida del pacientes, corrigiendo la sintomatología, y devolviendo al paciente a una situación lo más parecida a antes de la aparición de la enfermedad.

   Y el segundo objetivo es reducir la inflamación y las lesiones producidas, aunque la enfermedad, aún bajo control, puede reaparecer de forma inesperada, incluso después de años en remisión.

   "Esta incertidumbre es muy estresante para el paciente que siente miedo a la aparición de brotes y a cómo manejarlos, y temor al desarrollo de complicaciones como cáncer, o la posibilidad de que sus hijos padezcan la enfermedad dado su componente genético", ha explicado.