23 de junio de 2015

Asocian el uso de lindano y DDT como pesticidas al cáncer

Asocian el uso de lindano y DDT como pesticidas al cáncer
OMS

   LONDRES , 23 Jun. (Reuters/EP) -

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado este martes de que la exposición a pesticidas a base de lindano y DDT se ha asociado al desarrollo de diversos tipos de cáncer, según se desprende de una gran revisión de estudios sobre diversos productos químicos agrícolas.

    La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC, por sus siglas en ingles), que depende de la OMS, ha advertido de que el lindano causa cáncer en los seres humanos y, concretamente, ha sido asociado al desarrollo de linfoma no Hodgkin.

    Mientras los estudios epidemiológicos encontraron asociaciones positivas entre la exposición del diclorodifeniltricloroetano o DDT al linfoma no Hodgkin, el cáncer testicular y el cáncer de hígado.

   Por tanto, según ha informado en un comunicado la organización, el panel de especialista que forman la agencia ha decidido clasificar el lindano como "cancerígeno para los seres humanos" y el DDT como "probablemente cancerígeno para los seres humanos".

   Concretamente, el panel de especialistas de IARC ha decidido clasificar el lindano como 'cancerígeno para los seres humanos" en su categoría el Grupo 1, el DDT como 'probablemente cancerígeno para los seres humanos' en su clase 2A Grupo, y el agroquímicos 2-4D como 'posiblemente cancerígeno para los seres humanos' en su Grupo 2B'.

   Respecto a este último producto, los experto recuerdan que estudios epidemiológicos no encontraron aumentos fuertes o constantes en riesgo de linfoma no Hodgkin u otros tipos de cáncer de la exposición 2-4D, ya que no había pruebas sólidas de que induce al estrés oxidativo, un proceso que puede dañar las células en el cuerpo, y la evidencia moderada que puede suprimir el sistema inmunológico.

   AMPLIAMENTE USADOS

    El lindano, que desde 2009 ha sido prohibido o restringido en la mayoría de los países en el marco del Convenio de Estocolmo (Suecia) sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, se ha utilizado previamente ampliamente para el control de insectos en la agricultura. Una excepción en la prohibición permite que sea utilizado como un tratamiento de segunda línea para los piojos y sarna.

   Según la IARC, "los grandes estudios epidemiológicos de las exposiciones agrícolas en los Estados Unidos y Canadá mostraron un mayor riesgo de linfoma no Hodgkin en las personas expuestas al lindano, hasta un 60 por ciento más".

   El DDT fue introducido para el control de enfermedades transmitidas por insectos durante la Segunda Guerra Mundial y más tarde fue usado en la agricultura y para erradicar la malaria. Aunque la mayoría de sus usos se prohibieron en la década de 1970, la IARC ha advertido de que el DDT y sus productos de degradación son "muy duraderos y se pueden encontrar en el ambiente y en los animales y los tejidos humanos en todo el mundo".

   "La exposición al DDT se sigue produciendo, principalmente a través de la dieta", ha señalado, además recuerdan que el DDT todavía se utiliza, principalmente, para el control de la malaria en algunas partes de África, aunque bajo condiciones muy estrictas.

   Finalmente, el 2,4-D ha sido ampliamente desde que fuera introducido en 1945 para el control de las malas hierbas en los entornos urbanos y residenciales, además de la agricultura, la silvicultura, etc.

    La IARC ha alertado de que exposición al 2,4-D puede producirse durante la fabricación y aplicación, y que la población general puede estar expuesta a través de alimentos, agua, polvo, o tras su aplicación residencial.