Asocian los niveles de vitamina D en sangre con el riesgo de cáncer colorrectal

Asocian los niveles de vitamina D en sangre con el riesgo de cáncer colorrectal
15 de junio de 2018 UCM - ARCHIVO

MADRID, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio escrito por científicos de la Sociedad Americana del Cáncer, la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard, el Instituto Nacional del Cáncer estadounidense y más de otros 20 centros médicos y organizaciones han detectado que las concentraciones circulantes de vitamina D más altas se asocian significativamente con menor riesgo de cáncer colorrectal.

Este estudio refuerza la evidencia, previamente considerada no concluyente, e una relación de protección. Las concentraciones óptimas de vitamina D para la prevención del cáncer colorrectal pueden ser más altas que las recomendaciones actuales de la Academia Nacional de Medicina estadounidense, que se basan únicamente en la salud ósea, según apuntan los autores de esta investigación, que se detalla en un artículo publicado en la edición digital de 'Journal of the National Cancer Institute'.

Existe la hipótesis de que la vitamina D, conocida por su papel en el mantenimiento de la salud ósea, reduce el riesgo de cáncer colorrectal a través de varias vías relacionadas con el crecimiento y la regulación celular. Estudios prospectivos previos han informado de resultados inconsistentes para determinar si las concentraciones más altas de 25-hidroxivitamina D circulante, la medida aceptada del estado de vitamina D, están relacionadas con menor riesgo de cáncer colorrectal.

Los pocos ensayos clínicos aleatorizados de suplementos de vitamina D y cáncer colorrectal completados hasta el momento no han mostrado un efecto; pero el tamaño del estudio, la duración de la suplementación y el cumplimiento pueden haber contribuido a sus hallazgos nulos. "Para abordar inconsistencias en estudios previos sobre la vitamina D e investigar asociaciones en subgrupos de población, analizamos datos a nivel de participante, recopilados antes del diagnóstico de cáncer colorrectal, de 17 cohortes prospectivas y usamos criterios estandarizados en todos los estudios", explica la coautora principal del estudio, Stephanie Smith-Warner, epidemióloga en Harvard.

El análisis incluyó más de 5.700 casos de cáncer colorrectal y 7.100 controles de Estados Unidos, Europa y Asia. Se utilizó un único ensayo y laboratorio ampliamente aceptado para las nuevas mediciones de vitamina D y la calibración de las mediciones de vitamina D existentes. "En el pasado, las diferencias sustanciales entre los ensayos dificultaban la integración de los datos de vitamina D de distintos estudios --explica la coautora principal del artículo Regina G. Ziegler, epidemióloga del Instituto Nacional del Cáncer--. Este enfoque de calibración nos permitió explorar sistemáticamente el riesgo en la amplia gama de niveles de vitamina D observados internacionalmente".

En comparación con los participantes con concentraciones circulantes de vitamina D consideradas suficientes para la salud ósea, aquellos con concentraciones deficientes de vitamina D tenían un 31 por ciento más de riesgo de cáncer colorrectal durante el seguimiento, de un promedio de 5,5 años (rango: 1 - 25 años). De manera similar, las concentraciones superiores a la suficiencia de salud ósea se vincularon con un 22 por ciento menos de riesgo.

ASOCIACIÓN MÁS IMPORTANTE EN LAS MUJERES

Sin embargo, el riesgo no continuó disminuyendo en las concentraciones más altas. Estas asociaciones persistieron incluso después de ajustar los factores de riesgo de cáncer colorrectal conocidos. Se observaron relaciones protectoras en todos los subgrupos examinados. Sin embargo, la vinculación fue notablemente más fuerte en las mujeres que en los hombres en concentraciones superiores a la suficiencia de la salud ósea.

El riesgo de cáncer colorrectal durante la vida es del 4,2 por ciento (una de cada cuatro) en mujeres y del 4,5 por ciento (uno de cada 22) en hombres. El cáncer colorrectal es el tercer cáncer más común y la tercera causa de muerte relacionada con el cáncer en hombres y mujeres en Estados Unidos, con aproximadamente 140.250 casos nuevos y 50.630 muertes esperadas durante 2018.

"Actualmente, las agencias de salud no recomiendan la vitamina D para la prevención del cáncer colorrectal", señala otra coautora, Marji L. McCullough, epidemióloga de la Sociedad Americana del Cáncer. "Este estudio agrega nueva información sobre que las agencias pueden usar cuando revisan la evidencia de orientación sobre la vitamina D y sugiere que las concentraciones recomendadas para la salud ósea pueden ser más bajas de lo que sería óptimo para la prevención del cáncer colorrectal", agrega.

La vitamina D se puede obtener en la dieta, especialmente de los alimentos fortificados, con los suplementos y mediante la exposición al sol. Los expertos recomiendan que la vitamina D se obtenga a través de la dieta siempre que sea posible porque la radiación ultravioleta excesiva es un factor de riesgo importante para el cáncer de piel.