18 de septiembre de 2015

Asocian el exceso de peso con mayor riesgo de meningioma

   MADRID, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Tener sobrepeso u obesidad puede estar vinculado a un mayor riesgo de un tipo de tumor cerebral llamado meningioma, según concluye un nuevo meta-análisis publicado este miércoles en la edición digital de 'Neurology', la revista médica de la Academia Americana de Neurología. Los meningiomas se producen a un ritmo de alrededor de cinco a ocho casos por cada 100.000 personas por año y la tasa de supervivencia a cinco años para el meningioma es un 63 por ciento.

   "Es un hallazgo importante, ya que hay algunos factores de riesgo conocidos para el meningioma y los que conocemos son cosas que una persona no puede cambiar", señala la autora del meta-análisis Gundula Behrens, de la Universidad de Regensburg, en Regensburg, Alemania. "Dada la alta prevalencia de la obesidad y el pronóstico desfavorable para este tipo de tumor, estos resultados pueden ser relevantes para las estrategias dirigidas a reducir el riesgo de meningioma", agrega.

   El meta-análisis se centró en todas las investigaciones disponibles sobre el índice de masa corporal (IMC), la actividad física y los tumores de cerebro meningioma y glioma, que son los tumores cerebrales primarios más comunes en los adultos. Se analizaron un total de 12 estudios sobre el índice de masa corporal y seis en relación a la actividad física, que implicaban 2.982 casos de meningioma y 3.057 casos de glioma.

   El análisis encontró que en comparación con las personas con un peso normal, los individuos con sobrepeso tenían un 21 por ciento más de probabilidades de desarrollar un meningioma y los obesos presentaban un 54 por ciento más de probabilidades de desarrollar uno. El sobrepeso se definió como tener un IMC de 25 a 29,9 y la obesidad se considera un IMC de 30 o superior.

   No se encontró relación entre el exceso de peso y el glioma, que se produce casi al mismo ritmo que el meningioma, pero tiene un peor pronóstico. Tener un alto nivel de actividad física estuvo modestamente relacionado con un menor riesgo de meningioma. Los que realizaban la mayor cantidad de actividad física presentaban un 27 por ciento menos de probabilidades de sufrir un meningioma que los que practicaban la menor cantidad de ejercicio.

   Behrens dice que varios procesos biológicos potencialmente podrían vincular el exceso de peso y el aumento de riesgo de meningioma. Por ejemplo, el exceso de peso se relaciona con un superávit en la producción de estrógenos, y los estrógenos promueven el desarrollo de meningioma. Además, el exceso de peso está relacionado con altos niveles de insulina, lo que podría promover el crecimiento del meningioma.

   La autora principal agrega que el análisis no demuestra que el exceso de peso y la falta de actividad física genere tumores cerebrales, sino que da evidencia de una asociación. "Con la actividad física, es posible que los meningiomas que no habían sido diagnosticados aún provocaron que la gente redujera su actividad física en el momento en el que se midió-- afirma--. A modo de recordatorio, aunque hubo una asociación en el estudio entre el peso y el tipo de tumor, hay que señalar que estos tumores son raros".