Asocian la depresión de los padres con un mayor uso de los servicios de salud de sus hijos

Asocian la depresión de los padres con un mayor uso de los servicios de salud de sus hijos
8 de agosto de 2018 PIXABAY/STOCKSNAP - ARCHIVO

MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

La enfermedad en los padres, especialmente la depresión, está relacionada con un mayor uso de los servicios de salud, incluida las urgencias, entre sus hijos, de acuerdo con las conclusiones de una investigación publicada este lunes en la revista 'BMJ Paediatrics Open'.

Los investigadores, liderados por Kathryn Dreyer, de The Health Foundation (Reino Unido), revisaron los registros de salud electrónicos de más de 25.000 pacientes de un médico de familia en Londres durante un periodo de 12 meses.

Crearon grupos de pacientes que viven en la misma dirección y luego calcularon el impacto de las condiciones a largo plazo de los padres y el uso de los servicios de salud por parte de sus hijos en cuatro áreas: citas con el médico de cabecera, asistencia a urgencias, hospitalizacines y citas para pacientes ambulatorios.

Los niños se dividieron por tres grupos de edad (0-5, 6-10 y 11-15) y por factores potencialmente influyentes en los resultados del estudio, como los niveles de pobreza, derivados de su código postal; edad de los padres y el género.

En el análisis final se incluyeron a 6.738 niños de hasta 15 años que vivían en 3.373 hogares con padres de entre 18 y 55 años. Casi 2.500 (41%) niños vivían en un hogar monoparental, la misma proporción vivía con dos padres y casi uno de cada cinco (19%) vivía con tres o más adultos. La condición más común a largo plazo que tuvieron sus padres fue la depresión. Casi 1.000 (16%) niños tenían un padre que había sido diagnosticado con esta condición.

Así, el análisis mostró que las probabilidades de asistencia a urgencias aumentaron entre los hijos en un 41 por ciento, mientras que las probabilidades de ingreso al hospital y una consulta ambulatoria aumentaron en un 47 y 67 por ciento, respectivamente. Además, la probabilidad de solicitar una cita con el médico de cabecera aumentó en un 28 por ciento.

Las consultas de los padres a sus médicos de cabecera también se asociaron con un riesgo un 7 por ciento mayor de que el niño también asistiera a este médico, mientras que la asistencia del padre a urgencias se asoció con un 27 por ciento más de probabilidad de que el niño también la solicitara.

Los investigadores puntualizan que se trata de un estudio observacional y, como tal, "no puede establecer una causa". "Además, dado que el estudio se centró en una práctica general, los hallazgos podrían no aplicarse fácilmente en otros lugares. Tampoco ha sido posible evaluar el grado de apoyo social que estas familias tenían de familiares, como los abuelos, que no vivían en el mismo hogar", añaden.

Sin embargo, apuntan que existen varias posibles explicaciones para los hallazgos, como la percepción de los padres de que sus hijos podrían ser más susceptibles a problemas de salud, o que la depresión de los padres podría ser consecuencia de una enfermedad prolongada de un niño.