11 de julio de 2014

Las arteriopatías periféricas son cuatro veces más frecuentes en varones

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

Las arteriopatías periféricas (endurecimientos de las arterias) afectan al uno por ciento de la población menor de 50 años y al cinco-ocho por ciento de los mayores, y son cuatro veces más frecuentes en los varones, apareciendo en ellos alrededor de diez años antes que en las mujeres, de acuerdo a las estimaciones de un estudio.

Las varices y alteraciones circulatorias en general se han incrementado en los últimos años, "debido al aumento de la esperanza de vida y a que cada vez se practica más un estilo de vida sedentario", tal y como ha apuntado el secretario general del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM), José Santos.

En palabras de Santos, "la sintomatología es muy variada e inespecífica: pesadez de piernas, varículas, hinchazón, dolor, varices, calambres, parestesias y úlcera venosa". Además, ha advertido que "empeora al estar de pie y en ambiente caluroso y mejora al tumbarse, con el frío y el ejercicio físico".

A este respecto, el CPFCM ha dedicado el vídeo-consejo del mes de julio de la campaña '12 meses, 12 consejos de salud', a las recomendaciones que deben seguir las personas que quieren prevenir las alteraciones circulatorias y las varices. En él recuerdan que los motivos de la aparición de estas alteraciones pueden ser la predisposición genética, permanecer de pie durante muchas horas o en posturas que dificultan la circulación.

LA INSUFICIENCIA VENOSA TIENDE A CONFUNDIRSE CON UNA LESIÓN MUSCULAR

A veces, el paciente puede estar padeciendo insuficiencia venosa y no saberlo, pues "tiende a confundirse con una lesión muscular", por lo que Santos ha destacado la importancia de consultar al fisioterapeuta para salir de dudas. A través de la Fisioterapia, "se puede realizar un masaje de descarga o descontracturante que ayuda a paliar esas dolencias", ha añadido.

Por un lado, el secretario general del CPFCM ha advertido sobre la importancia de acudir a profesiones sanitarios como los fisioterapeutas, ya que ellos "conocen bien los indicios que puedan indicar que hay un problema vascular y, a la menor duda, remiten a valoración del especialista en cuestión". En cambio, insiste, "si dejamos que nos traten personas no cualificadas como masajistas o quiromasajistas, puede agravarse el proceso provocando incluso un proceso tromboembólico periférico que de lugar a un desprendimiento del trombo y, por consiguiente, a un infarto cerebral o respiratorio".

Por otro lado, se han recordado las técnicas con las que la Fisioterapia puede "ayudar a prevenir y curar" en las primeras etapas de estas dolencias, como la presoterapia, electroestimuladores, masaje manual para el drenaje localizado y programas de ejercicios activos que previenen la aparición de más varices y úlceras varicosas (varices que no han tenido un tratamiento adecuado).

La terapia compresiva "es la medida fundamental para el tratamiento y para su prevención". También se deben recomendar medidas generales que faciliten el retorno venoso. En pacientes muy sintomáticos con varices evidentes y en aquellos con riesgo de complicaciones se recomienda tratamiento quirúrgico.

CONSEJOS DE PREVENCIÓN DE LOS ESPECIALISTAS

El CPFCM ha ofrecido a través del vídeo una serie de recomendaciones con vistas a que los pacientes sepan tratar debidamente estos problemas en la circulación. Cuando aparecen los primeros síntomas, hay que evitar aquellas labores que exijan permanecer de pie o sentados durante mucho tiempo, finalizar las duchas con agua fría realizando un masaje del tobillo al muslo, no exponer las piernas al sol directo o a cualquier forma de calor directo como, por ejemplo, la cera caliente o la estancia en saunas.

Asimismo, es aconsejable realizar actividades aeróbicas suaves a diario como caminar, nadar, bicicleta, además de mantener una dieta equilibrada que disminuya el sobrepeso y que evite el consumo de café, alcohol y tabaco.

Otros consejos del CPFCM son colocar un cojín que levante las piernas mientras se duerme, no usar tacones de manera continuada con una altura superior a los cinco o siete centímetros y en viajes largos, descansar cada dos horas, y si es posible, caminar y estirar los músculos de las piernas.

Para leer más