12 de mayo de 2014

La apnea del sueño no agrava el pronóstico a corto plazo de los pacientes con síndrome coronario agudo

La apnea del sueño no agrava el pronóstico a corto plazo de los pacientes con síndrome coronario agudo
HOSPITAL BELLVITGE

MADRID, 12 May. (EUROPA PRESS) -

La apnea del sueño suele aumentar el riesgo de sufrir eventos cardiovasculares pero, pese a ello, cuando afecta a pacientes con síndrome coronario agudo no condiciona ni la gravedad ni el pronóstico a corto plazo de su enfermedad, según los resultados de un estudio de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

En concreto, y el estudio que se presentará en el próximo congreso de esta sociedad científica en Bilbao, la estancia en la Unidad de Enfermedades Coronarias, el número de días de ingreso, las complicaciones y la tasa de mortalidad fueron similares en todos los pacientes con este síndrome, con independencia de que tuvieran apnea o no.

Aunque se ha visto que durante el sueño los pacientes con apnea suelen padecer arritmias serias y potencialmente mortales, el uso de tratamientos de ventilación positiva (CPAP) también suele reducir la incidencia de la hipertensión y los problemas cardiovasculares.

Esto hace que "durante un infarto de miocardio agudo los pacientes con apnea obstructiva del sueño presenten lesiones menos graves", ha reconocido Ferrán Barbé, neumólogo y miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

Para evaluar la influencia real de la apnea en la gravedad y el pronóstico a corto plazo en pacientes ingresados por síndrome coronario agudo, en el estudio participaron 14 hospitales españoles y los resultados muestran que la apnea no influye en la gravedad ni en el pronóstico a corto plazo en los pacientes con síndrome coronario agudo, por lo que deberían seguir el mismo protocolo de tratamiento.

Además, el incremento de vasos afectados que se observó en el grupo de pacientes con apnea "podría relacionarse con un peor pronóstico a largo plazo".

"El análisis de los resultados nos permite afirmar que no existe ninguna evidencia que sugiera la necesidad de realizar un abordaje específico de la apnea en pacientes con síndrome coronario agudo, ya que queda evidenciado que son dos factores de riesgo independientes", ha asegurado Barbé.

Asimismo, otra de las conclusiones que se desprende del estudio es el posible papel de protector cardiaco que desarrolla la apnea durante un infarto agudo de miocardio, seguramente producido por el precondicionamento isquémico de este tipo de pacientes.

"Los pacientes con apnea presentan menos lesiones cardíacas durante un infarto de miocardio. Los pacientes que sufren estos episodios cardiovasculares y que a la vez padecen un trastorno respiratorio del sueño, leve o moderado, pueden activar mecanismos de adaptación que podrían mejorar la función endotelial y proporcionar protección cardíaca durante un infarto agudo de miocardio", según este experto.