18 de febrero de 2014

ANECPLA aconseja "extremar la precaución" ante la presencia de la oruga procesionaria, para evitar reacciones alérgicas

ANECPLA aconseja "extremar la precaución" ante la presencia de la oruga procesionaria, para evitar reacciones alérgicas
WIKIMEDIA COMMONS

MADRID, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (ANECPLA) ha advertido de la necesidad de "extremar la precaución" para evitar que niños y perros tengan cualquier tipo de contacto con la oruga procesionaria del pino, que ya está empezando a hacer su aparición este año, con el fin de evitar las reacciones alérgicas y urticarias que esta oruga puede provocar.

"Debemos extremar la precaución fundamentalmente en las zonas transitadas por niños, por lo que la aconsejamos a los adultos que mantengan a los pequeños alejados de este tipo de árboles en parques, jardines o zonas de recreo, con el fin de evitar cualquier tipo de contacto con la oruga", ha señalado la directora general de ANECPLA, milagros Fernández de Lezeta.

Este insecto, que anida en invierno en lo alto de las copas de los pinos y que con la proximidad de la primavera desciende en hilera para enterrarse y comenzar el proceso de crisalización que las convertirá en mariposas en verano, ya ha sido visto en zonas de Levante, Cataluña o Andalucía.

Hasta el momento, ya son una veintena de personas las que han resultado afectadas por el contacto con esta oruga en la localidad valenciana de Sant Joanet, entre los que se encuentran dos niños entre dos y tres años de edad, que tuvieron que ser ingresados en un hospital aunque ya han sido dados de alta.

El peligro de este animal se encuentra en sus pelos urticantes, que liberan taumatopenia, una toxina que ocasiona una dermatitis tóxico-irritativa al individuo que entra en contacto con ella.

Los niños no son los únicos que pueden verse afectados por estas toxinas, sino que también hay que tener mucho cuidado con los perros, con lo que la directora general de ANECPLA ha recomendado que las mascotas "no se acerquen a este tipo de árboles". "Los animales domésticos y especialmente los perros están también muy expuestos, por lo que también los dueños deben extremar la vigilancia", ha dicho.

Algunos de los síntomas que presentan los perros cuando han estado en contacto con una oruga son picores intensos, abundante salivación o inflamación del hocico y cabeza, ha señalado ANECPLA.

PREVENCIÓN Y CONTROL PARA COMBATIRLA

Para hacer frente a esta oruga y sus efectos, los ayuntamientos suelen llevar a cabo labores de prevención en las zonas públicas de sus municipios. Otra de las zonas donde hay que prevenir es en las urbanizaciones, por lo que ANECPLA recomienda que mantengan los árboles "en un estado fisiosanitario acecuado para evitar posibles focos de infestación".

De este modo, algunos de los métodos que se utilizan en muchas ocasiones son "la destrucción de los bolsones, el empleo de trampas de feromonas, la instalación de barreras físicas o el empleo de productos químicos", según esta asociación.

Para seleccionar una empresa adecuada que realice las tareas de prevención, ANECPLA ha recomendado una serie de criterios para una elección correcta. Según la asociación, la empresa elegida "debe estar inscrita en el Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Plaguicidas/Biocidas y el personal técnico debe estar en posesión del carné oficial que le certifique como especialista".

Además, han señalado que "los productos utilizados deben estar registrados y autorizados por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad".