14 de julio de 2014

Ampollas y rozaduras, principales lesiones en los pies en la pretemporada futbolística

VALENCIA, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

Las dolencias más frecuentes al comenzar los entrenamientos del fútbol son las rozaduras y ampollas, lesiones que son poco importantes pero altamente incapacitantes y que el trabajo periódico con un podólogo contribuye a reducirlas en un 95%, según señala el Ilustre Colegio de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV) .

Junto a éstas, otras de las lesiones en los pies más frecuentes en pretemporada son las uñas incrustadas, las duricias o los hematomas debajo de las uñas, principalmente de la uña del dedo gordo o del segundo dedo que deben ser tratados por un podólogo, para drenar todo el líquido contenido y aplicar medios antisépticos que eviten la infección y su empeoramiento.

Al respecto, el presidente del ICOPCV, Alfredo Martínez, ha señalado que el trabajo del podólogo junto con el resto del equipo médico del club es "fundamental porque contribuyen en un alto porcentaje a reducir las lesiones por sobrecargas y a incrementar el rendimiento deportivo de los jugadores".

Los pies de estos deportistas están sometidos a importantes impactos por la propia dinámica del deporte, los golpes contra el balón e, incluso, sufren las fricciones por las medias y las botas. Por eso es "clave" su revisión periódica por un podólogo y escoger estos últimos adecuadamente: las medias deben ser de fibras naturales y permitir la transpiración y las botas adaptarse perfectamente al pie y ser la talla adecuada para evitar posibles lesiones.

NIÑOS Y FÚTBOL

En el caso de los niños, cuando practican fútbol de forma habitual, es "imprescindible" visitar al podólogo antes de comenzar la temporada para comprobar que no existe ninguna anomalía. De esta forma, si se detecta algún problema en la marcha o en el gesto deportivo se podrá tratar a tiempo para evitar futuras lesiones e instaurar tratamientos que mejoren su rendimiento deportivo, según señalan.

Entre las dolencias más comunes entre los 7 y 14 años destaca la Enfermedad de Sever que produce un intenso dolor en el talón que impide la práctica deportiva y que, pese a ser una dolencia por el crecimiento, requiere ser tratado mediante la utilización de unas plantillas personalizadas que mejorarán los puntos de presión en el pie, de manera que el niño pueda seguir realizando su práctica deportiva habitual.