11 de septiembre de 2016

Cómo afrontar la primera semana de colegio

Cómo afrontar la primera semana de colegio
GETTY

MADRID, 11 Sep. (EDIZIONES) -

No hay una ciencia exacta de cómo afrontar los primeros días de colegio, pero saber escuchar a los niños con atención y empatía, alegrarse de sus éxitos y comprender sus pequeñas dificultades puede ayudar a que sean más llevaderos los primeros días.

Las vacaciones escolares han terminado, el temido o esperado primer día de clase ya ha llegado para la mayoría de los niños españoles. Mientras que para los padres puede suponer un alivio volver a la rutina, para los niños puede ser un estrés el enfrentarse a los compañeros, las responsabilidades y los nuevos horarios.

La psicóloga especializada en Terapia de Familia de la Institución Educativa SEK, Sofía Gigliani, advierte de que los niños pueden tener una montaña rusa de emociones, estarán felices, nerviosos y seguramente ansiosos de no saber cómo será la evolución de estos primeros días.

Para ayudarles a sobrellevar esta situación, la experta sugiere algunas recomendaciones para tener en cuenta durante estos días. No obstante, advierte de que "todas estas recomendaciones no valdrían de nada sin el cariño, la ternura y la comprensión de toda la familia".

"Siempre teniendo presente que cada niño es único y cada uno vive las experiencias a su manera. Por último, la mejor recomendación que podemos darles, es que disfruten de cada momento, porque el tiempo pasa volando", añade.

8 CONSEJOS PARA LOS PRIMEROS DÍAS

1.- Rutina.

Ha terminado el verano y tenemos que volver a la rutina de los horarios. Ayudar a relajar a los niños con un baño y un cuento antes de acostarse, favorecerá el conciliar el sueño y estar descansados para el día siguiente.

2.- Tiempo.

Los primeros días de la nueva rutina, es importante que los padres se tomen "su tiempo" para estar listos, de manera que cuando se despierten los niños de la casa los padres puedan dedicarse a ellos. Esto puede suponer tener que madrugar más de lo normal pero también supondrá que tendrán tiempo de respetar los tiempos de los niños y no tener que estar repitiendo "date prisa" toda la mañana.

3.- Comunicación.

"Hay que hablar, hablar y hablar", afirma la experta. Si el niño está nervioso por los primeros días, hay que ayudarle a sentirse entendido y a centrarse en los aspectos positivos de los próximos días. Contarle una anécdota de cómo fueron nuestros primeros días de colegio puede ayudarle a sentirse comprendido.

Por eso, también es bueno compartir información con los hijos es importante para que los niños sepan qué esperar del día; se quedarán más tranquilos si saben que en un rato se les irá a recoger y que mientras tanto jugarán con otros niños. Se puede colgar su horario escolar en un sitio visible para que cada alumno sepa qué va a tener cada día, por ejemplo natación, psicomotricidad, arte o música.

4.- Compartir emociones.

Es importante que los padres estén seguros de la decisión de enviarles al colegio y que confíen plenamente en los profesores del centro, ya que esta seguridad se la contagiarán a sus hijos. Si los padres están ansiosos o nerviosos, los niños lo captarán, es importante que les transmitan paz y tranquilidad.

"Hay que saber que los niños volverán cansados del colegio, las emociones y el desgaste físico son fuertes estos días, por ello hay que ofrecerles una mayor paciencia y comprensión", afirma.

5.- Despedidas rápidas.

Aunque sea emocionalmente complicado para padres e hijos, las despedidas deben ser breves y optimistas, cariñosas y con firmeza. Es recomendable evitar chantajes y no crear falsas expectativas sobre qué va hacer durante el día o sobre la hora de recogida. Es una rutina a la que se irán acomodando poco a poco.

6.- Autonomía.

Ayudar a los niños a ser independientes es fundamental ahora que están acudiendo al colegio. En el colegio se favorece y se trabaja la autonomía de cada niño, respetando sus tiempos pero a la vez guiándoles sobre los hitos que deben ir cumpliendo, por ello es imprescindible que los padres refuercen estas conductas desde casa. La seguridad de cada niño crecerá al ver que puede enfrentarse a sus retos de crecimiento junto con sus padres.

7.- Involucrarse e interesarse.

Si los padres están involucrados en el día a día de sus hijos, los niños se sentirán acogidos y escuchados. Mostrar interés en su día, preguntarle a la salida del colegio qué actividades han hecho, si recuerda nombres de compañeros que ha conocido o por ejemplo qué ha comido. Hay que escucharles con atención y empatía, alegrándose de sus éxitos y comprendiendo sus pequeñas dificultades, siempre teniendo en cuenta lo importante que son estos primeros días en su adaptación y en el futuro de su etapa escolar.

8.- Celebrar.

No sólo se tiene que celebrar el último día de colegio. Es importante que celebremos el esfuerzo que hacen nuestros hijos para ir al colegio y seguir en este proyecto cada día. Un desayuno especial, una merienda divertida, una visita a un parque hará que estén motivados para el día siguiente.