Cómo afecta el calor a los conductores

Cómo afecta el calor a los conductores
30 de julio de 2018 PIXABAY - ARCHIVO

VALÈNCIA, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

El calor "afecta a las capacidades y al comportamiento del conductor", han recordado expertos de los hospitales Quirónsalud Torrevieja y Valencia, quienes advierten de que cuando la temperatura de un coche alcanza los 30ºC, aumenta en un 20% el riesgo de cometer errores durante la conducción y reduce en un 22% el tiempo de reacción.

Desde la entidad, han señalado que la operación salida de agosto que comienza estos días hace que en España se produzcan 150.000 lesionados al año por accidente de tráfico, con especial incidencia en la población joven. De hecho, apuntan, "el 17% de los accidentes de tráfico pueden deberse a excesivas temperaturas, según unos estudios realizados por Prevensis.

Según el doctor Ignacio García, especialista de la Unidad de Tráficos y adjunto a la dirección médica de Hospital Quirónsalud Valencia, "el exceso de temperatura que captamos en nuestra superficie corporal se transmite a un área de nuestro cerebro, el hipotálamo". "Esta glándula, que además de regular nuestra temperatura corporal, cumple otras funciones como control de nuestros estados de ánimo, modula el sueño y permite la capacidad de reacción ante ciertas circunstancias inesperadas", explica.

El exceso de calor afecta a las funciones de dicha glándula y es capaz de provocar fallos en la conducción, que se manifiestan como fatiga, cansancio, somnolencia, agresividad e incluso merma la capacidad de concentración y de atención, lo que limita los tiempos de reacción ante una circunstancia determinada.

Por su parte, el doctor Alfredo Pérez Cortada, especialista de la Unidad de Tráficos de Hospital Quirónsalud Torrevieja aconseja "evitar viajar las horas de más calor". "Lo más recomendable --continúa-- es hacerlo a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, pero siempre con luz diurna".

Además, una temperatura interior del vehículo entre 35 y 40 grados centígrados es igual de peligrosa que haber bebido cinco cervezas. Con ese calor, el conductor deja de percibir entre el 15 y el 20% de las señales de tráfico y sus errores se incrementan hasta en un 35%.

LATIGAZO CERVICAL

Las lesiones que se pueden producir en un accidente de tráfico son múltiples y variadas, en su mayoría de baja y media intensidad. Según el doctor Juan Costell, jefe de Urgencias del Hospital Quirónsalud Torrevieja, "el 50% de estas lesiones se producen en la columna vertebral por el mecanismo del denominado latigazo cervical, seguidas de lesiones dorsales y lumbares que representan un 34% de las contusiones producidas a nivel vertebral".

Además, "las lesiones músculo-esqueléticas y medulares necesitan la implicación y coordinación de las diferentes especialidades que puedan necesitarse a lo largo de todo el proceso de recuperación, bien por curación o por estabilización de la lesión", asegura el especialista. En este sentido, la Unidad de Tráfico del alberga un grupo de expertos médicos en esta materia que trata el dolor y permite al paciente iniciar la recuperación y la movilidad en el menor tiempo posible.

Los accidentes de tráfico, debido a las fuerzas de aceleración y desaceleración, pueden producir lesiones agudas o complicar lesiones preexistentes. La valoración e instauración de un tratamiento precoz es esencial para minimizar las secuelas físicas que en los accidentes de tráfico se producen.

El doctor Costell recomienda que "desde el punto de vista médico es importante que todo paciente implicado en un accidente de tráfico acuda a una valoración médica urgente, sea cual sea la gravedad que presenten sus lesiones".

Es recomendable acudir a una Unidad de Tráfico especializada que incluya la primera visita de urgencias, hospitalización, pruebas diagnósticas (TAC, resonancia Magnética, ecografía o laboratorio), consultas con especialistas, consulta con médico rehabilitador y tratamiento de rehabilitación, cuidados intensivos, y si es imprescindible, cirugía urgente.