16 de julio de 2019

Adolescentes, ¿pueden las redes sociales incrementar la depresión?

Adolescentes, ¿pueden las redes sociales incrementar la depresión?
Beautiful young woman take a photo with mobile phoneGETTY//THOMAS_ZSEBOK_IMAGES - ARCHIVO

MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio realizado por un equipo de científicos del Centro Hospitalario Universitario Sainte-Justine y la Universidad de Montréal ha revelado que el uso de las redes sociales y la televisión están relacionados con el aumento de los síntomas depresivos de los adolescentes.

El estudio, publicado este lunes en 'JAMA Pediatrics', apunta a que una frecuencia más alta de la media en el uso de las redes sociales y la televisión durante cuatro años predice síntomas más graves de depresión en ese mismo período de tiempo. Además de una vulnerabilidad común potencial vinculada a ambos conjuntos de comportamientos, el estudio demuestra que si los adolescentes informaban que el uso de las redes sociales y la televisión superaban su nivel de uso promedio en un año determinado, sus síntomas de depresión también aumentaban ese mismo año.

Por lo tanto, cuanto más tiempo pasan los adolescentes en las redes sociales y frente a la televisión, más graves son sus síntomas de depresión. Los juegos de video y el uso de computadoras por encima de la media y otras búsquedas en Internet también se incluyeron en el estudio, pero no se identificaron como factores predictivos de depresión en la adolescencia.

El estudio probó tres hipótesis explicativas: desplazamiento, comparación social ascendente y espirales de refuerzo. Los datos de los adolescentes parecían ajustarse a las dos últimas hipótesis: no hubo pruebas de que el tiempo de detección afectara la depresión de los adolescentes al reducir su participación en actividades físicas, pero sí hubo pruebas de que interactuar con medios de comunicación que eran más propicios para promover comparaciones sociales ascendentes fue particularmente asociado con reducciones en la autoestima, que luego explicaron aumentos en los síntomas depresivos.

El estudio también encontró evidencia de que las redes sociales, y no otras actividades basadas en la pantalla, podrían promover aún más los síntomas depresivos en aquellos que ya experimentan síntomas depresivos, a través de un proceso espiral de refuerzo.

Estos resultados son consistentes con hipótesis previas sobre cómo se desarrolla la depresión. "Las redes sociales y la televisión son formas de medios que exponen con frecuencia a los adolescentes a imágenes de otros en situaciones más prósperas, como otros adolescentes con cuerpos perfectos y un estilo de vida más emocionante o lujoso. Además, a partir de la teoría de las espirales reforzadas, las personas buscan y seleccionan información congruente con su estado de ánimo actual", explican.

Así, "las características algorítmicas de la televisión y, en particular, las redes sociales, crean y mantienen un bucle de retroalimentación al sugerir un contenido similar a los usuarios en función de su comportamiento de búsqueda y selección anterior. El estado depresivo de una persona influye en sus opciones de visualización, cuanto más contenido similar se sugiere y se proporciona".

El equipo del doctor Conrod siguió a casi 4.000 adolescentes canadienses de 12 a 16 años de edad que formaron parte de la Prueba de Co-Venture. Cada año de la escuela secundaria, se les pidió a los adolescentes que controlara el tiempo que pasaron frente a las pantallas digitales y especificaran la cantidad de tiempo que dedicaron a participar en cuatro tipos diferentes de actividades en la pantalla (redes sociales, televisión, juegos de video y uso de computadora).

Además, los adolescentes completaron cuestionarios autoinformados sobre diversos síntomas depresivos entre las edades de 12 y 16 años. Luego, después de la recopilación de datos, se realizaron análisis estadísticos de los mismos. "Nuestra investigación revela que el aumento del tiempo empleado en el uso de algunas formas de medios digitales en un año determinado predice los síntomas depresivos en ese mismo año", señala Conrod.

A su juicio, es muy alentador desde una perspectiva de prevención. "La identificación temprana de la vulnerabilidad a la depresión les da a los médicos y padres una gran cantidad de tiempo para intervenir. Regular el uso de los medios sociales y la televisión de los adolescentes podría ser una forma de ayudar a los jóvenes a controlar el estado de ánimo depresivo o la vulnerabilidad a los síntomas depresivos", recomienda.