El acoso y la violencia en el trabajo aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular

El acoso y la violencia en el trabajo aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular
19 de noviembre de 2018 FLICKR/PORTAL GDA - ARCHIVO

MADRID, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las personas que son acosadas en el trabajo o experimentan violencia en el trabajo corren mayor riesgo de tener problemas con los vasos sanguíneos del corazón y el cerebro, incluidos ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares, según un estudio prospectivo que analizó esa vinculación, publicado en el 'European Heart Journal'.

Aunque el estudio es observacional y, por lo tanto, no puede mostrar que la intimidación o la violencia en el lugar de trabajo causen problemas cardiovasculares, solo que existe una asociación, los investigadores dicen que sus resultados son sólidos y tienen implicaciones importantes para los empleadores y los gobiernos nacionales.

La directora del estudio, Tianwei Xu, estudiante de Doctorado de la Universidad de Copenhague, Dinamarca, apunta: "Si existe un vínculo causal entre la intimidación o la violencia en el trabajo y la enfermedad cardiovascular, la eliminación de la intimidación en el lugar de trabajo significaría que podríamos evitar el 5 por ciento de todos los casos cardiovasculares, y la erradicación de la violencia en el trabajo evitaría más del 3 por ciento de todos los casos".

Los investigadores analizaron datos de 79.201 hombres y mujeres que trabajaban en Dinamarca y Suecia, con edades entre 18 y 65 años, sin antecedentes de enfermedad cardiovascular (ECV), que participaron en tres estudios que comenzaron entre 1995 y 2011. Los participantes han sido seguidos desde entonces.

Cuando se unieron a los estudios, se les preguntó a los participantes sobre el acoso y la violencia en el lugar de trabajo y con qué frecuencia los experimentaron. La información sobre el número de casos de enfermedad de los vasos sanguíneos del corazón y el cerebro y las muertes se obtuvo de registros nacionales.

Xu y sus colegas también tuvieron en cuenta otros factores que podrían afectar a si los participantes se vieron afectados o no por enfermedad cardiovascular (ECV), como el índice de masa corporal (IMC), el consumo de alcohol, el tabaquismo, los trastornos mentales y otras afecciones de salud preexistentes, el trabajo por turnos y la ocupación.

El 9 por ciento de los participantes informaron de haber sido acosados ??en el trabajo y el 13 por ciento declaró haber experimentado violencia o amenazas de violencia en el trabajo en el último año. Después de ajustar los datos por edad, sexo, país de nacimiento, estado civil y nivel de educación, los investigadores encontraron que aquellos que fueron acosados ??o experimentaron violencia (o amenazas de violencia) en el trabajo tenían un riesgo un 59 y 25 por ciento mayor de ECV, respectivamente, en comparación con las personas que no estuvieron expuestas a 'bullying' o violencia.

Cuanta más intimidación o violencia se haya sufrido, mayor es el riesgo de ECV. En comparación con las personas que no sufrieron acoso escolar, las personas que informaron de haber sido acosadas con frecuencia (lo que equivale a ser acosadas casi todos los días) en los últimos 12 meses tuvieron un 120 por ciento más de riesgo de ECV, mientras que las que fueron expuestas con mayor frecuencia a la violencia en el lugar de trabajo tuvieron una 36 por ciento más de riesgo de enfermedad cerebrovascular (como un accidente cerebrovascular) que quienes que no están expuestos a la violencia. Sin embargo, no parece haber un aumento correspondiente en la enfermedad cardiaca.

"La intimidación en el lugar de trabajo y la violencia en el lugar de trabajo son factores sociales estresantes diferentes en el trabajo. Solo el 10-14 por ciento de las personas expuestas a al menos un tipo de ellas sufría la otra al mismo tiempo. Estos eventos estresantes están relacionados con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular en forma de dosis-respuesta; en otras palabras, cuanto mayor es la exposición al 'bullying' o la violencia, mayor es el riesgo de enfermedad cardiovascular, explica Xu.

Y continúa: "De este estudio no podemos concluir que exista una relación causal entre la intimidación en el lugar de trabajo o la violencia en el lugar de trabajo y la enfermedad cardiovascular, pero proporcionamos evidencia empírica en apoyo de dicha relación causal, especialmente dada la vía biológica plausible entre los factores estresantes principales en el lugar de trabajo y la enfermedad cardiovascular. Esto se ve respaldado por la tendencia de dosis-respuesta y la solidez de los resultados en varios análisis de sensibilidad. Los estudios experimentales sobre la violencia y el acoso escolar serían altamente poco éticos y, por lo tanto, nuestro estudio proporciona la mejor evidencia de esta asociación".

EL AUMENTO DE LA PRESIÓN ARTERIAL PODRÍA ESTAR INVOLUCRADO

"El efecto de la intimidación y la violencia en la incidencia de enfermedades cardiovasculares en la población general es comparable a otros factores de riesgo, como la diabetes y el consumo de alcohol, lo que resalta la importancia del acoso en el lugar de trabajo y la violencia en el lugar de trabajo en relación con la prevención de enfermedades cardiovasculares", añade.

"Es importante evitar la intimidación en el lugar de trabajo y la violencia en el lugar de trabajo, ya que constituyen factores estresantes importantes para las personas expuestas. También es importante contar con políticas para intervenir si se produce la intimidación o la violencia", plantea.

Los investigadores están analizando actualmente qué mecanismos, de comportamiento y biológicos, pueden estar involucrados en aumentar el riesgo de ECV en personas que sufren acoso o violencia en el lugar de trabajo. Estos expertos creen que es probable que la presión arterial alta esté involucrada, ya que se sabe que el estrés intenso puede aumentar la presión arterial.

Además, la exposición a la intimidación y la violencia puede llevar a la ansiedad y la depresión que, a su vez, pueden llevar a comer en exceso y al consumo excesivo de alcohol. Los cambios inducidos por el estrés en el metabolismo también podrían estar involucrados.

Otros hallazgos interesantes de la investigación son el hecho de que la intimidación en el lugar de trabajo se produjo principalmente por parte de colegas (79 por ciento) en lugar de personas fuera de la organización (21 por ciento), mientras que la violencia o amenazas de la violencia en el trabajo se originó principalmente de personas fuera de la organización (91 por ciento), que desde dentro (9 por ciento).

Esto, combinado con el hecho de que las personas expuestas con mayor frecuencia a la violencia en el lugar de trabajo no tenían más probabilidades de sufrir una enfermedad cardiaca, sugiere que los trabajadores pueden haber recibido capacitación sobre cómo lidiar con la violencia que encuentran como parte de sus trabajos y pueden estar mejor equipados para hacerles frente y evitar las consecuencias a largo plazo.

Las limitaciones del estudio incluyen el hecho de que se midieron solo una vez la intimidación y la violencia en el lugar de trabajo; que la investigación se llevó a cabo en países escandinavos donde los conceptos de intimidación y violencia en el lugar de trabajo están bien establecidos, lo que significa que se debe tener cuidado al extrapolar los resultados a otros países y culturas; y que alguna información, como el consumo de tabaco sin humo (por ejemplo, el uso de snus), los rasgos de personalidad, los factores genéticos y otros factores estresantes (como el conflicto marital) no estaban disponibles.

Contador