11 de noviembre de 2014

El 80% de los casos de diabetes podrían evitarse con una dieta sana y ejercicio físico regular

El 80% de los casos de diabetes podrían evitarse con una dieta sana y ejercicio físico regular
FLICKR/JORGE DÍAZ

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

El 80 por ciento de los casos de diabetes tipo 2 podrían ser evitados con una dieta sana y una mayor actividad física, y, una vez se ha desarrollada la enfermedad, el tratamiento que deben seguir quienes la sufren se basa en dieta, ejercicio, autocontrol analítico en el domicilio, comprimidos o insulina y educación en diabetes, ha destacado la asesora médica de Cinfa, Aurora Garre, en vísperas a la celebración del Día Mundial de la Diabetes, que tendrá lugar este viernes.

Asímismo, en la vida diaria se deben tomar precauciones extra que "mantendrán los niveles de glucosa dentro de la normalidad y minimizarán el riesgo de complicaciones", ha indicado.

Al contrario de lo que se piensa, advierte, "esta patología puede ser prevenida". Los factores genéticos, autoinmunes y ambientales son "cruciales" en la diabetes tipo 1, pero la de tipo 2 está "estrechamente vinculada a la obesidad, la hipertensión y la hipercolesterolemia".

Para prevenir esta enfermedad, los expertos de la compañía han elaborado una lista de recomendaciones. En primer lugar, sugieren una alimentación equilibrada. Una nutrición saludable y variada, gracias al intercambio de alimentos, "es necesaria para el control y tratamiento de esta dolencia, pero debe ser única y personalizada para cada paciente".

ALIMENTOS RICOS EN FIBRA, MUY RECOMENDABLES

Los alimentos ricos en fibra como pan integral, fruta natural con piel, y verduras frescas o cocidas "son muy aconsejables", pues la fibra no se digiere, y enlentece el paso de la comida a través del estómago, disminuyendo la absorción de hidratos de carbono (azúcares). Por su parte, las proteínas, que se pueden encontrar en carnes, pescados, huevos, queso o leche, son "vitales para el crecimiento del cuerpo y la reparación de los tejidos".

Por otro lado, aconsejan tener especial precaución con el azúcar simple. "Sí está permitido el consumo diario de algunos azúcares de este tipo como frutas frescas, leche o algunos derivados lácteos, mientras que otros son de consumo muy eventual", como azúcares refinados, miel, dulces, pasteles o repostería en general.

Asimismo, recomiendan moderar el consumo de alcohol. Tanto el alcohol como el tabaco son "hábitos perjudiciales para la salud", y en el caso de los diabéticos pueden provocar la aparición de complicaciones cardiovasculares, neurológicas y renales. Así, deben evitarse las bebidas que tienen alcohol y alto contenido en azúcar como cerveza, vinos dulces, sidras dulces o licores. "Sí se pueden tomar, con moderación, las que tienen baja cantidad de azúcar, como el whisky, vinos y jerez secos y sidra natural".

De igual modo, instan a los diabéticos a realizar las comidas "siempre a la misma hora", pues "contribuye a un mejor control diabético". Además, hacer cinco comidas diarias (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena) "ayuda a mantener el equilibrio de los niveles de glucosa en sangre".

Vigilar el peso y realizar ejercicio habitualmente son otras de las medidas que dictan. "Es muy importante evitar el exceso de peso, especialmente si además se sufre obesidad". En ello el ejercicio regular juega un papel importante, ya que "favorece la disminución de glucemia, mejora la sensibilidad a la insulina y ayuda a perder peso".

EVITAR LA APARICIÓN DE GANGRENA

Además, consideran fundamental el cuidado de los pies, para evitar la aparición de erosiones, infecciones y, en último término, gangrena, que "puede conducir a la amputación". De hecho, las personas con diabetes corren un riesgo de amputación veinticinco veces mayor que el de una persona sana. El cuidado de estas extremidades incluye la higiene -lavarlos diariamente con agua templada y cortarse las uñas con cuidado-; el calzado -zapatos cómodos mejor que zapatillas estrechas y calcetines que no aprieten-; y evitar caminar descalzos, también dentro de casa.

Los ojos reclaman también a los pacientes con diabetes una especial atención. "Esto es comprobar de manera periódica el estado de la retina con exploraciones y exámenes del fondo del ojo, con el fin de detectar de manera precoz la retinopatía diabética, que es la primera causa de ceguera en el mundo occidental".

Respecto al nivel de glaucemia, los especialistas proponen realizarse autoanálisis "en cualquier momento del día", porque estos permiten a los diabéticos el autocontrol de la enfermedad, basado en aplicar las correcciones en la dieta, en la dosis de insulina o en el ejercicio que deben practicar.

Finalmente aconsejan tomar medicación, ya que "es un complemento para aumentar el efecto de la alimentación y del ejercicio". Así, la insulina es la base farmacológica en la diabetes tipo 1, y distintos fármacos orales y/o insulina lo son en la diabetes tipo 2. "Conocer bien el tratamiento y cómo cumplirlo permitirá un mejor control de la patología".

Para leer más