27 de agosto de 2008

El 70% de los pacientes con dolencias graves de espalda no consultaron al especialista en el momento de la lesión

MADRID, 27 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un 70 por ciento de los pacientes tratados en 2007 con patologías y dolencias graves locomotrices --mayoritariamente provocadas por lesiones en la espalda-- no habían consultado al especialista en el momento de la lesión, según informaron hoy expertos de la Clínica Armstrong Internacional de Madrid.

Entre los adultos las lesiones se suelen producir en el hogar y en el trabajo y las de mayor gravedad son las provocadas por caídas. Durante las tareas del hogar, permanecer un periodo prolongado de rodillas puede provocar una 'bursitis rotuliana', la posición de fregar en flexión de la zona lumbar puede dar origen a una lumbalgia y retorcer una bayeta o fregona para escurrirla puede ser la causa de un dolor en la base y por encima del dedo gordo de la mano con inflamación y dificultad funcional.

Asimismo, planchar la ropa durante largos periodos de tiempo puede producir tendinitis del manguito de los rotadores o 'bursitis subdeltoidea', explicaron expertos de la clínica. Por su parte, en el trabajo es frecuente la tensión física motivada por ejemplo por un viaje prolongado o por trabajar con una posición forzada del cuello que puede derivar en una cefalea tensional.

Respecto al calzado, si se lleva ajustado puede dar origen a 'hallux valgus' o juanetes, mientras que si se anda con calzado rígido o se realizan actividades de gran impacto sobre las plantas de los pies se puede dar origen a dolor en la parte posterior del pie o el talón, originando una 'fascitis plantar'.

CAMAS ALTAS Y ALMOHADAS BAJAS PARA LOS MAYORES

En la senectud la pérdida de elasticidad y la disminución de la resistencia ósea ralentizan las recuperaciones y favorecen la pérdida de estabilidad ante situaciones como subir o bajar escaleras, realizar giros bruscos o sortear obstáculos, actividades que pueden ser causantes de nuevas lesiones con peor pronóstico.

En este sentido, los expertos de la Clínica Armstrong recomiendan que la altura de las camas sea mayor de lo habitual para no forzar las articulaciones lumbares, caderas y rodillas, mientras que las almohadas no deben ser muy altas para no forzar la zona cervical.

Es importante también ser precavidos con alfombras u objetos sueltos en el suelo que puedan provocar tropiezos y, en el peor de los casos, una caída y una rotura de cadera, "una situación que podría dejar inválida a la persona para el resto de su vida", afirmaron desde la clínica.

Por su parte, las actividades de fregado o barrido deben realizarlas con periodos de descanso para soliviantar posibles sobrecargas en el aparato locomotor. Las posturas en los sillones con almohadas en la zona cervical también se deben tener en cuenta ya que si se prolongan varias horas en mala postura pueden producir rigidez cervical y 'síndromes vertebro basilares' (mareos).