28 de junio de 2012

El 69% de los españoles, especialmente hombres, asegura seguir la prescripción médica sin saltarse ninguna dosis

El 69% de los españoles, especialmente hombres, asegura seguir la prescripción médica sin saltarse ninguna dosis
KATY WARNER/WIKIMEDIA COMMONS

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El 69 por ciento de los españoles, especialmente los hombres, asegura que siguen la prescripción médica sin saltarse ninguna dosis, según los datos obtenidos de la investigación paneuropea 'EuroPNStyles', realizada por Porter Novelli a más de 10.000 personas, y en la que se ha analizado el comportamiento de los españoles en relación a su salud y en comparación con otros países.

Y es que, seis de cada diez pacientes cree que su médico les informa adecuadamente sobre todo lo que tiene que ver con su salud. De esta forma, el estudio refleja que los españoles son disciplinados a la hora de seguir las pautas marcadas por el profesional sanitario y están en la media europea en cuanto a confianza en la figura del médico.

Asimismo, y aunque el 69 por ciento obedece la prescripción clínica, el 16,3 asegura que intenta evitarla, el 12,5 señala que sigue las instrucciones pero reconoce olvidar alguna toma y el 7,5 por ciento subraya que deja la medicación cuando se siente mejor.

En cuanto a sexos, la encuesta refleja que los hombres son más disciplinados que las mujeres a la hora de tomar lo que su médico le receta. Una tendencia que se corrobora en todos los países de Europa. En concreto, el 71 por ciento de los hombres afirma seguir la prescripción médica sin saltarse ninguna dosis mientras que en el caso de las féminas el porcentaje se sitúa en el 66,5 por ciento.

Sin embargo, la confianza hacia cómo los médicos informan a los pacientes varía mucho entre un país y otro. En este sentido, los británicos son, con diferencia, los más escépticos, seguidos de los alemanes, mientras que belgas y franceses son los que más se fían de los médicos.

Respecto a España, el 62 por ciento de los españoles confía en que su médico le dirá todo lo que necesita saber, el 38 por ciento pasa por consulta para contrastar con los expertos en salud informaciones que podrían ser relevantes y el 58 por ciento deja que sea el doctor quien tome las decisiones en torno a su salud.

LAS MUJERES PREGUNTAN MÁS QUE LOS HOMBRES EN SU ENTORNO SOCIAL

No obstante, y a pesar de que son los hombres los que más caso hacen a los tratamientos que le prescribe el médico, son las mujeres las que más preguntan por su salud en el entorno social aunque, lo hacen en menor medida que el resto de féminas europeas. En concreto, el 42 por ciento de las mujeres españolas no dudan en pedir consejo a familiares y amigos, mientras que sólo el 26,5 de los varones lo hace.

"Los datos revelan que nuestra confianza en la información que proporcionan los médicos está en la media, pero por debajo de franceses, belgas o portugueses. Curiosamente, a pesar de nuestro teórico carácter más social, pedimos menos consejo a familiares y amigos que alemanes o ingleses", ha apuntado el director de Porter Novelli Barcelona y Healthcare Practice Leader, Daniel Bargalló.

EL 70% SE INTERESA POR LAS NOTICIAS SANITARIAS

Respecto a la información especializada en salud, casi el 70 por ciento --65,2 por ciento de los hombres y el 72,3 por ciento de las mujeres-- de los españoles da importancia a estar al día sobre las noticias del sector. Así, tan sólo un 4,5 por ciento de los varones y un 2 por ciento de las mujeres creen que la información sobre salud carece de especial interés.

Pese a ser una información valorada, el 45 por ciento de la población encuentra dificultades para comprenderla, un problema común en toda Europa dónde la media es del 41,3 por ciento.

"Hay que tener en cuenta también que actualmente la población tiene acceso a una cantidad ingente de información sobre salud, sobre todo a través de Internet, donde se encuentran fuentes muy diversas en cuanto a su fiabilidad. Por eso a la hora de llegar al público final con información de salud hay que tener claro todos los posibles prescriptores y que su capacidad de influencia puede variar", ha zanjado Bargalló.