5 de mayo de 2014

Hasta un 50% de los pacientes asmáticos pueden estar insuficientemente controlados

MADRID, 5 May. (EUROPA PRESS) -

Unos 300 millones de personas padecen asma en todo el mundo, mientras que en España se estima que afecta a algo menos del 8 por ciento de la población adulta, y el 12 por ciento de los niños, informa la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), que ha dado a conocer nuevos datos, con motivo del Día Mundial que se celebra este martes, que revelan que entre el 30 y el 50 por ciento de los pacientes están insuficientemente controlados.

Al mal control se suma el infradiagnóstico ya que, aunque el asma es una enfermedad aparentemente de fácil diagnóstico, existen pacientes con asma que no están identificados y otros diagnosticados de asma que no padecen esta enfermedad. En gran medida es consecuencia de que síntomas pueden llegar a confundirse con otras enfermedades "y para esto no ocurra es necesario hacer espirometrías sistemáticas en la clínica diaria para un correcto diagnóstico", explica la doctora Teresa Bazús, neumóloga experta en asma y miembro de SEPAR.

En consecuencia, el gasto dedicado al asma aumenta. Concretamente en España se destina un 2 por ciento de los recursos de la sanidad pública al asma, o lo que es lo mismo, 1.480 millones de euros. Un porcentaje muy elevado de esta factura, el 70 por ciento, corresponde a las consecuencias del mal control del asma, según el estudio ASMACOST realizado por el Área de Asma de la SEPAR.

Lo que representa un coste medio por paciente de 1.726 euros por año, que varía en función de la gravedad del asma en una horquilla que va de los 959 euros para el asma leve a los 2.635 por ciento para el asma grave.

El estudio también señala que los recursos sanitarios que generan un mayor coste económico son los medicamentos (27,9%), las exploraciones (24%), y los ingresos hospitalarios (17%). Asimismo, los datos confirman que los costes del asma dependen del nivel del control individual de cada paciente y del grado en que se eviten las exacerbaciones.

Por otro lado, destacan el estudio COAX que constata que el coste hospitalario de una crisis es de 1.555 euros; mientras que el gasto sanitario directo del asma como enfermedad laboral, es de 170 millones al año, de los que algo más de 18 millones corresponderían al tratamiento sanitario de los casos que requieren atención especializada.

"El asma sigue siendo una enfermedad prioritaria para la neumología que requiere especial implicación por parte de los profesionales sanitarios", explica la doctora Eva Martínez Moragón, coordinadora del Área de Asma de SEPAR.

Para leer más