22 de mayo de 2015

WOMED, un organismo para evaluar las tendencias de la dieta mediterránea

MADRID, 22 May. (EUROPA PRESS) -

Este viernes se ha presentado el World Observatory of Mediterranean Diet (WOMED), un organismo dependiente de la International Foundation of Mediterranean Diet (IFMED), cuyo objetivo es evaluar las tendencias de la dieta mediterránea a nivel global, desde una perspectiva sanitaria, cultural, social, medioambiental y productiva, e independiente de intereses políticos y económicos.

"El patrón de dieta mediterránea se presenta no solo como un modelo cultural, sino también como un modelo saludable y sostenible que contribuiría de forma sustancial a la mejora de la salud pública y tendría un impacto positivo en la agenda de mitigación del cambio climático", ha explicado el catedrático de Medicina Preventiva de la ULPGC y presidente de la IFMED, el doctor Lluís Serra-Majem.

La dieta mediterránea es entendida como un conjunto de alimentos, pero también como una cultura sobre las formas de producir y elaborar los alimentos. Es un ejemplo de sostenibilidad en sí misma y en su propia biodiversidad. De hecho, existen múltiples ejemplos de cómo el abandono de prácticas tradicionales de cultivo, ganadería y pesca afectan a la propia sostenibilidad de la dieta mediterránea, y por ende a su supervivencia.

Los sistemas alimentarios tradicionales en cuanto se pierden son muy difíciles de recrear, de ahí la necesidad imperativa de documentar, recopilar y diseminar el conocimiento erosionado de la propia biodiversidad y de utilizar la cultura alimentaria tradicional para promocionar conductas positivas, responsables, sostenibles y saludables.

Respecto a esto, la adhesión de la población española al patrón tradicional de la dieta mediterránea tendría un efecto considerable en el impacto medioambiental. EL patrón de esta dieta en España reduciría la emisión de gases con efecto invernadero en un 70 por ciento, el uso de terreno agrícola-ganadero en un 60 por ciento, el consumo energético en un 50 por ciento y el consumo de agua en más de un 30 por ciento comparado con la dieta española actual.

Sin embargo, la progresiva adhesión a un patrón de dieta occidental incrementaría estas cifras entre un 10 y un 70 por ciento, según ha afirmado el doctor Serra-Majem.

En este sentido, los indicadores que manejará el WOMED pueden reflejar un comportamiento individual a partir de encuestas alimentarias o de otra índole analizada en el tiempo y en el espacio, o bien pueden reflejar una información más ecológica o global, a partir de estadísticas macroeconómicas o sobre indicadores medioambientales.

"Mientras las tendencias en los países mediterráneos han reflejado una disminución muy acusada de la adherencia a la Dieta Mediterránea en las últimas décadas, sobretodo en niños y adolescentes, paralela a un incremento de las cifras de sobrepeso y de obesidad y de malnutrición, en algunos países desarrollados no mediterráneos se ha observado un incremento en las cifras de adhesión a la Dieta Mediterránea", ha concluido la presidenta de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) y directora del WOMED, la doctora Carmen Pérez Rodrigo, junto con la subdirectora del WOMED, y doctora de la Helenic Health Foundation, Pagona Lagiou.

Para leer más