5 de agosto de 2015

¿Tomar comidas picantes podría estar relacionado con menor riesgo de muerte?

MADRID, 5 Ago. (EUROPA PRESS) -

El consumo habitual de alimentos picantes, incluso todos los días de la semana, podría estar relacionado con un menor riesgo de muerte, según un estudio observacional sin conclusiones definitivas pero cuyos autores recomiendan que se investigue más porque estos resultados podrían "dar lugar a recomendaciones e, incluso, al desarrollo de alimentos funcionales".

Investigaciones anteriores ya han sugerido efectos beneficiosos de las especias y su ingrediente bioactivo, la capsaicina, como combatir obesidad, antioxidante, antiinflamatorio y propiedades contra el cáncer.

Por ello, un equipo internacional liderado por investigadores de la Academia China de Ciencias Médicas ha examinado la asociación entre el consumo de alimentos picantes como parte de una dieta diaria y el riesgo total y las causas de la muerte.

Realizaron un estudio prospectivo sobre 487.375 participantes de entre 30 y 79 años inscritos en el China Kadoorie Biobank entre 2004 y 2008. Todos completaron un cuestionario sobre su salud en general, sus mediciones físicas y su consumo de alimentos picantes, carne roja, vegetales y alcohol.

Los participantes con un historial de cáncer, enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular fueron excluidos del estudio, y se tuvieron en cuenta factores como la edad, estado civil, nivel de educación y actividad física. Durante una mediana de seguimiento de 7,2 años, se registraron 20.224 muertes.

En comparación con los participantes que comieron alimentos picantes menos de una vez a la semana, los que los consumieron 1 o 2 días a la semana registraron un 10% menor riesgo de muerte, mientras los que los tomaron entre 3 y 5 días o los que los comieron 6 o 7 días a la semana tenían un 14% menor riesgo de muerte.

En otras palabras, los participantes que comieron alimentos picantes casi cada día tenían un riesgo relativo de muerte un 14% menor que aquellos que los consumían menos de una vez a la semana. La asociación fue similar en hombres y mujeres, y fue más fuerte en aquellos que no consumen alcohol.

El consumo frecuente de alimentos picantes también estaba relacionado con un menor riesgo de muerte por cáncer y cardiopatía isquémica y con enfermedades del sistema respiratorio, y esto fue más evidente en las mujeres que en los hombres.

Los chiles frescos y secos eran las especias más utilizadas en los que reportaron comer alimentos picantes semanalmente, y su posterior análisis mostró los que consumieron guindilla fresca tienden a tener un menor riesgo de muerte por cáncer, la cardiopatía isquémica y la diabetes.

Algunos de los ingredientes bioactivos de estos alimentos son los que producen este efecto, según explican los autores. El chile dulce es más rico en capsaicina, vitamina C y otros nutrientes. Pero advierten contra la vinculación de cualquiera de estos con la reducción del riesgo de muerte.

Ante estos resultados, en un editorial adjunto, Nita Forouhi, de la Universidad de Cambridge, se pregunta si la gente debería comer comida picante para mejorar la salud. A su juicio, es demasiado pronto para afirmarlo, pero pide más investigación para probar si estas asociaciones son el resultado directo de la ingesta de alimentos picantes o si se trata de un marcador de otros factores de la dieta o estilo de vida.