Si las personas obesas no se reeducan nutricionalmente, volverán a la obesidad

Si las personas obesas no se reeducan nutricionalmente, volverán a la obesidad
8 de noviembre de 2018 PIXABAY / TEROVESALAINEN - ARCHIVO

MADRID, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un paciente que se haya sometido a un proceso temporal o definitivo para tratar su obesidad y alguna comorbilidad asociada a la misma debe reeducarse nutricionalmente y olvidarse de la vida sedentaria para evitar la vuelta a la obesidad y la aparición de patologías que antes podía no tener, según ha explicado el corresponsable de la unidad de Cirugía Bariátrica y Síndrome Metabólico del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas de Madrid (CMED), el doctor Federico del Castillo.

Consecuencias como estas son más frecuentes en pacientes que sehan sometido a técnicas temporales como la banda gástrica y el balón intragástrico o técnicas endoscópicas que simulan una gastrectomía tubular o método pose. El motivo es que una vez conseguido el objetivo de pérdida de peso, van abandonando de forma progresiva tanto la dieta saludable como la práctica regular de ejercicio.

"Comienzan dándose un 'homenaje' de vez en cuando para, poco a poco y de forma casi inconsciente, volver a ingerir el mismo tipo de comida que antes de someterse a este tipo de procesos, ya que no se han reeducado nutricionalmente, sino que han considerado que era una dieta que debían seguir hasta conseguir adelgazar", ha explicado el especialista en nutrición de CMED, el doctor Domingo Carrera.

En los últimos años se ha incrementado el número de pacientes que han tenido que someterse a un procedimiento contra la obesidad más agresivo al fracasar con otros procedimientos.

"Pacientes con bandas gástricas, balones y que se han sometido a técnicas endoscópicas, como el método pose, han tenido que ser intervenidos, por ejemplo, a una gastrectomía tubular o un 'by-pass' gástrico al volver al peso inicial o incluso superior y padecer, a veces, más comorbilidades asociadas a la obesidad de las que tenían inicialmente", ha asegurado el doctor Castillo.

Las principales comorbilidades asociadas a la obesidad son la hipertensión, la diabetes tipo II, la dislipemia o índices elevados de colesterol y trigliricéridos, problemas osteoarticulares y un mayor riesgo de padecer determinados tipos de cánceres, como los ginecológicos, los de colon y recto, páncreas, hígado, riñón, tiroides o meningioma, además de apnea del sueño y problemas cardiovasculares. El 40 por ciento de los españoles tienen sobrepeso y más del 20 por ciento sufren obesidad.

QUÉ HACER PARA REEDUCARSE

El doctor Carrera ha indicado que la reeducación comienza cuando se da el alta al paciente. Empieza la fase de alimentación líquida, con una duración de entre una y dos semanas, que dependen del tipo de cirugía o procedimiento. Ayuda a la cicatrización y a una fácil digestión.

Después se lleva a cabo un plan de alimentación semisólida y/o purés. Dura dos semanas y es en este período en el que el aparato digestivo se va adaptando a su nueva forma y al nuevo proceso digestivo.

La alimentación sólida, que viene después, se mantiene hasta la consecución del objetivo de peso marcado por los especialistas. Consta de diferentes planes semanales que van cambiando cada semana, con lo que el paciente tiene una dieta variada y no repetitiva.

La última fase es la de mantenimiento, compuesta de unas patuas alimentacias saludables que deben seguirse indefinidamente. "Es aquí cuando el paciente debe de haber ya interiorizado su nueva forma de alimentarse y haberlo convertido en un estilo de vida combinado con la práctica regular de ejercicio", ha explicado el doctor Carrera.

BENEFICIOS

Desde CMED han indicado que los pacientes obesos deberían valorar el incremento de la esperanza y la calidad de vida, el control sin medicación de patologías como la diabetes, la hipertensión, el colesterol y los trigliricéridos y la no utilización de equipos hospitalarios o domiciliarios para tratar la apnea del sueño.

De forma paralela, disminuye el riesgo de patología tumoral y de problemas ostearticulares, como la artrosis que puede suponer la colocación de prótesis, y se reduce el riesgo de sufrir incidentes cardio y cerebrovasculares.

Contador