7 de agosto de 2019

Por qué es saludable (y beneficioso) comer alimentos de temporada

Por qué es saludable (y beneficioso) comer alimentos de temporada
Frutas y verduras, tomate, melocotón, pepino, granada, pimiento, plátanoGETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / SAMAEL334 - ARCHIVO

MADRID, 7 Ago. (EDIZIONES) -

El modelo productivo actual y la globalización han facilitado que puedan consumirse gran variedad de productos durante cualquier época del año: frutas, verduras e, incluso, pescados pueden comprarse en todos los supermercados a voluntad. Pero la naturaleza en su conjunto funciona por ciclos y consumir alimentos de temporada es, en resumen, bueno para la salud, la sostenibilidad y el bolsillo.

Así lo destaca durante una entrevista con Infosalus el presidente del comité científico de la Sociedad de Nutrición Comunitaria (SENC), el doctor Javier Aranceta. "Los alimentos de cercanía son un tema crucial, clave en relación al modelo de alimentación y sostenibilidad, que es lo que todas las entidades supranacionales y estatales están intentando recomendar a la población", explica el experto.

De hecho, el mandato de la Organización Mundial de la Salud para mejorar el consumo de frutas y verduras incluye la ingesta de ambos tipos alimentos "de temporada", además de incluir verduras en todas las comidas o que las que se consuman sean variadas.

En cuanto a la salud, los alimentos de temporada "suelen tener mayor valor nutricional y mejor aspecto y sabor", apunta el doctor Aranceta, que agrega que "las cualidades organolépticas", es decir, sabores, sensaciones, colores y texturas "son mucho más genuinas e intensas en la temporada que la naturaleza ha gestionado en cada continente".

Pero no es únicamente un tema de salud. "Todo lo que sea de temporada y de cercanía es más sostenible, tiene menor impacto en la huella de carbono, en todo el gasto energético y suele ser más económico", indica el experto, que destaca la riqueza que puede derivarse al entorno al elegir consumir estos alimentos en su fecha.

Con un ejemplo concreto puede verse lo que el doctor Aranceta expone. "Cuando es temporada de cerezas, las cerezas están en su plenitud y cuando no es temporada de cerezas vienen de lejos, son muy poco sostenibles porque tienen que recorrer muchos kilómetros, estar en nevera y se han tenido que coger verdes", especifica el experto. También "tienen que estar en un atmósfera modificada", añade el experto, que concluye que "al final igual son bonitas estéticamente, pero no saben a nada".

UN ENTRAMADO SOCIAL

Al final, consumir alimentos de temporada "es una etiqueta que tiene que quedar muy clara al ciudadano, al consumidor, porque verdaderamente es un valor añadido para la solidaridad con el entorno", insiste el también profesor de Nutrición Comunitaria de la Universidad de Navarra.

A su juicio del doctor Aranceta, "tenemos que ser muy solidarios con todo el mundo y vamos a empezar a serlo con nuestros agricultores, nuestros ganaderos, que están trabajando en nuestro entorno y todo eso va a generar un asentamiento de población, identidad de cercanía o mercados municipales". Es una rueda que gira y se retroalimenta. "Todo esto al final es un entramado social y cultura que está en sintonía con la naturaleza, con las tradiciones y con la cultura", resume el experto.

Contador

Lo más leído