24 de julio de 2019

Un nuevo probiótico antioxidante y antiinflamatorio reduce la hipercolesterolemia

Un nuevo probiótico antioxidante y antiinflamatorio reduce la hipercolesterolemia
Procedente de los arándanos, este alimento también tiene un fuerte poder antioxidante y antiinflamatorio. - UV - ARCHIVO

MADRID, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Vigo (Galicia) han participado en el descubrimiento de un nuevo tipo de alimento probiótico con un "fuerte poder" antioxidante y antiinflamatorio capaz de reducir la hipercolesterolemia.

Esta nueva bebida probiótica, realizada en colaboración con un equipo de la Ocean University of China y publicada en la revista 'Food Chemical Toxicology' y recogida por la plataforma Sinc, se ha creado a partir de los restos procedentes de la elaboración de orujo de arándanos.

"Además de las importantes potencialidades para la salud de las personas, este nuevo producto supone también la recuperación de deshechos de la industria, ya que los principales compuestos bioactivos que emplean no proceden de los arándanos enteros sino de la fermentación de los restos empleados con otros fines", han explicado los expertos.

En concreto, los resultados obtenidos en ensayos 'in vitro' han mostrado que la capacidad de eliminación de colesterol alcanza el 67,17 por cinto y que los ingredientes activos y la capacidad antioxidante del orujo de arándanos mejora después de la fermentación.

"Son datos experimentales obtenidos en un ensayo químico controlado, por lo que no se puede equiparar con su posible efectividad en vivo. Estos resultados tan positivos sirven para confirmar que se va por buen camino", han añadido los investigadores.

RESULTADOS "SOBRESALIENTES" EN LA REDUCCIÓN DE LA FATIGA

Asimismo, la nueva bebida ha mostrado también un rendimiento "sobresaliente" en la reducción de la fatiga. En este caso, los investigadores han realizado diferentes experimentos de natación con carga de peso en ratones en los que se observó que la fuerza física de los animales alimentados con zumo fermentado durante un mes fue significativamente mejor que la del grupo de control.

"En este caso los experimentos sí que se realizaron en vivo, con animales, y a la mejora en la capacidad natatoria se unió también un interesante control del peso a lo largo de la investigación. Dicho de otra forma, conseguimos mayor actividad física y menor peso", han zanjado.