28 de noviembre de 2014

Las nuevas tecnologías del estudio ANIBES ofrecen datos más precisos en las encuestas de balance energético

Las nuevas tecnologías del estudio ANIBES ofrecen datos más precisos en las encuestas de balance energético
RANM/ COCA-COLA

MADRID, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las nuevas tecnologías del estudio ANIBES ofrecen datos más precisos en las encuestas de balance energético según ha comentado el catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad CEU San Pablo, y presidente de la Fundación Española de la Nutrición (FEN), el doctor Gregorio Varela-Moreiras en la sesión científica 'Balance energético y encuestas alimentarias', que ha tenido lugar en la Real Academia Nacional de Medicina (RANM).

Uno de los mensajes principales que se ha querido transmitir en esta sesión que ha contado con la colaboración de la Academia Española de Nutrición y de Coca-Cola, es que contar con información tanto de la ingesta energética como de la actividad física realizada es imprescindible para que se pueda conocer el balance energético tanto a nivel poblacional como individual.

"Hasta el momento, las encuestas alimentarias han contado con un problema frecuente, como es la infravaloración de la ingesta y la sobrevaloración del gasto energético, lo que impacta sobre todo en aquellos grupos de población en los que el control del balance energético es más necesario", ha señalado el doctor Varela-Moreiras.

BALANCE ENERGÉTICO PARA PREVENIR LA OBESIDAD

Un aspecto fundamental en la prevención de la obesidad es el control de la energía ingerida a través de alimentos y bebidas, y la gastada a partir de la actividad física, mantenimiento de las funciones vitales, y la necesaria para poder utilizar los nutrientes contenidos en los alimentos.

"El peso corporal se mantiene si la ingesta iguala al gasto, dado que nos encontramos en equilibrio energético", ha explicado el presidente de la Sociedad Española de Nutrición (SEÑ), Ángel Gil. "El peso corporal varía sólo cuando el gasto es desigual a la ingesta en periodos relativamente largos de tiempo y no debemos olvidar que existe una ingesta mínima de energía y por lo tanto lo más adecuado es aumentar el gasto y no seguir reduciendo únicamente la ingesta", ha añadido.

La energía se ingiere a través de los alimentos en forma de nutrientes (proteínas, grasas e hidratos de carbono) y de alcohol, y se gasta a través de la actividad física, el metabolismo basal en reposo y el efecto térmico de los alimentos. "Por eso, el conocimiento detallado de los componentes del balance energético y los factores qye influyen en él puede ayudar a combatir tanto el sobrepeso como la obesidad", ha concluido el presidente de la SEÑ.

Para leer más