19 de noviembre de 2014

Niveles bajos de vitamina D, asociados al aumento de la mortalidad

Niveles bajos de vitamina D, asociados al aumento de la mortalidad
GETTY

MADRID, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Un nuevo estudio publicado en 'British Medical Journal' concluye que niveles genéticamente bajos de vitamina D están vinculados a una mayor mortalidad. El trabajo incluyó a 95.766 participantes de raza blanca de ascendencia danesa de tres cohortes en Copenhague, Dinamarca, que tenían las variantes genéticas que se sabe que afectan a los niveles de vitamina D.

   Estudios observacionales han sugerido que bajos niveles genéticos de vitamina D se asocian con una mayor mortalidad, pero no está claro si las concentraciones bajas de vitamina D son una de las causas del aumento de la mortalidad o simplemente una consecuencia de la mala salud.

   Es una cuestión importante, según los investigadores, ya que millones de personas en todo el mundo están tomando regularmente suplementos de vitamina D, presumiblemente con el objetivo de prevenir las enfermedades y con la esperanza de vivir más tiempo.

   Se han asociado de manera fiable variantes genéticas con las concentraciones de vitamina D, un marcador de estado de la vitamina D circulante. Un equipo de investigación con sede en Dinamarca se propuso poner a prueba la teoría de que los niveles genéticamente bajos de vitamina D se asocian con una mayor mortalidad, usando una técnica llamada aleatorización mendeliana.

   Los científicos registraron, además de las variantes genéticas de los participantes, otros factores de riesgo comunes, como el consumo de tabaco, consumo de alcohol, los niveles de actividad física, la presión arterial, los niveles de colesterol y el índice de masa corporal (IMC). Se siguió a los participantes desde el ingreso en el estudio hasta 2013, tiempo durante el cual murieron 10.349.

   Los resultados muestran que los niveles genéticamente bajos de vitamina D se asociaron con mayor mortalidad por cualquier causa, mortalidad por cáncer y otra mortalidad, pero no con la mortalidad cardiovascular. Estos hallazgos son compatibles con la idea de que los niveles genéticamente bajos de vitamina D pueden estar causalmente asociados con la mortalidad por cáncer y otras causas, según los autores, pero también plantean que la relación con la mortalidad cardiovascular podría ser el resultado de otros factores de confusión no medidos.

   La significación marginal de los resultados significa que debemos tener cuidado de no sobreinterpretarlos, advierten los investigadores del Centro de Investigación Cardiovascular de la Fundación Británica del Corazón de Glasgow en un editorial acompañante.